Estados Unidos reiteró hoy su postura oficial de que el estatus político de Jerusalén debe resolverse a través de "negociaciones", después de que el virtual candidato presidencial republicano estadounidense, Mitt Romney, indicara que esa ciudad es "capital" de Israel.

"Desde 1967, gobiernos de ambos partidos (demócrata y republicano) han mantenido la misma posición, que es que el estatus de Jerusalén debe resolverse a través de negociaciones... ha sido la posición de EE.UU., de ambos partidos, desde 1967", dijo en rueda de prensa la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

"Respecto al estatus de Jerusalén y este conjunto de asuntos, todo esto necesita resolverse a través de (negociaciones para) el estatus final", enfatizó Nuland.

Romney, que el sábado llegó a Israel como parte de una gira internacional para destacar su política exterior, ha sugerido que la embajada de EE.UU., ahora situada en Tel Aviv, debe trasladarse a Jerusalén.

"Una nación tiene la capacidad de escoger su propia capital, y Jerusalén es la capital de Israel", dijo Romney el domingo a la cadena televisiva CNN.

Según Romney, la intención de EE.UU. ha sido desde hace mucho tiempo que, en última instancia, la embajada sea trasladada "a Jerusalén, capital de la nación".

Aunque Israel considera que Jerusalén es la capital del país, ese estatus no ha sido reconocido por los países de la comunidad internacional, que mantiene sus embajadas en Tel Aviv.

Asimismo, Nuland evadió hacer comentarios sobre las declaraciones de Romney en Jerusalén en el sentido de que, a su juicio, existen factores culturales, incluyendo la perseverancia judía, que explican los "logros del pueblo de esta nación".

"No voy a entrar en eso", afirmó Nuland.