El disidente Movimiento Renovador Sandinista (MRS) informó hoy que no participará en las elecciones municipales del próximo 4 de noviembre, y llamó a las demás fuerzas de oposición a secundarla con el argumento de que supuestamente no existen garantías de "respeto al voto" en el país.

"El MRS informa al pueblo nicaragüense su decisión de no participar, en forma alguna, de este proceso electoral municipal, completamente viciado y fraudulento", declaró el partido opositor en un comunicado.

Según esa organización, el Consejo Supremo Electoral de Nicaragua cometió fraude en los comicios municipales de 2008 y en los presidenciales de 2011 para favorecer al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), y "las reglas del juego no han sido modificadas para garantizar el respeto al voto".

El organismo de comicios, agregó el MRS, "continúa bajo el control total" del presidente nicaragüense, Daniel Ortega.

"Instamos a todas las fuerzas políticas a no participar de esta farsa electoral y a demandar elecciones verdaderamente limpias y transparentes", añadió el Movimiento, que legalmente perdió su existencia en 2008 por una polémica decisión de los jueces electorales.

La organización política, además, convocó a todos los sectores a movilizarse y demandar cambios "que hagan posible un país en paz, con verdadera democracia".

Ortega llamó el pasado fin de semana a los ciudadanos a ejercer el sufragio, pidió a la oposición "no empañar" el proceso, y sostuvo que en Nicaragua los Gobiernos deben ser elegidos "con los votos" y no "con las balas".

Por su parte, el Partido Liberal Independiente (PLI), el principal de oposición en Nicaragua y al que estaba aliado el MRS, también ha denunciado que las próximas elecciones se organizan bajo irregularidades, pero hasta ahora ha cumplido con todo el proceso para competir en las urnas.

Unos 3,3 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir el próximo 4 de noviembre a 153 alcaldes y vicealcaldes, y a 6.534 concejales.