Los dos políticos europeos que iban en el automóvil accidentado en el cual murió el disidente cubano Oswaldo Payá la semana pasada desmintieron las versiones de que hubieran sido sacados de la carretera por otro vehículo o que fuera intencional.

"Frené por que vi el bache y la arena, perdí el control del coche porque habíamos entrado en una zona con grava... a nosotros no nos dio ningún vehículo por la parte trasera", dijo el español Angel Carromero en declaraciones a la policía y cuyo video fue mostrado a periodistas por las autoridades el lunes.

El gobierno ofreció los comentarios de Carromero, quien iba manejando y también presentó en persona ante los corresponsales extranjeros al sueco Jens Aron Modig, instalado como copiloto en el vehículo.

Payá, de 60 años, y el también disidente Harold Cepero murieron el 22 de julio en una zona cercana a la ciudad de Bayamo, a unos 800 kilómetros al este de la capital, cuando el vehículo terminó su derrapada estrellándose de costado contra un árbol. Ambos iban en el asiento trasero sin los cinturones de seguridad colocados.

"Le pido a la comunidad internacional que por favor se centre en sacarme de aquí y no en utilizar un accidente... que podría haberle pasado a cualquier persona, con fines políticos", dijo Carromero.

Modig confirmó ante los periodistas las palabras de Carromero de que no había ningún otro automóvil y también rechazó otra versión en el sentido de que él enviara mensajes por teléfono celular comentando esto a colegas en Estocolmo, como circuló inicialmente entre grupos opositores que incluso culparon al gobierno.

"No tengo el recuerdo de que haya habido otro auto", expresó Modig, quien venía dormitando.

Carromero es dirigente de la organización Nuevas Generaciones del Partido Popular y Modig miembro de la Juventudes Cristianas Demócratas de Suecia, ambos viajaron como turista, aunque reconocieron que su misión era entrevistarse con Payá y traerle dinero para sus actividades.

Las autoridades isleñas cubanas suelen acusar a los disidentes de no ser opositores genuinos y de recibir dinero y orientaciones de grupos de interés en contra del gobierno cubano.

Modig, que afirmó que ya había venido a la isla en 2009 para entrevistarse con disidentes, dijo qu en esta visita debía entregar unos 4.000 euros a Payá.

"Tengo entendido que estas actividades no son legales en Cuba y desearía disculparme por haber venido a este país para realizar actividades ilícitas", dijo Modig con tono apesadumbrado.

Un comunicado de la Policía el viernes indicó que las autoridades cubanas continúan con el "proceso investigativo y de instrucción penal" por lo que Carromero podría sufrir penas de cárcel por ser autor de la muerte de dos personas en un accidente de tránsito.

La Embajada Española en Cuba indicó que se espera el informe del fiscal para el caso, mientras Modig dijo a los periodistas que no sabía cuándo regresaría a Suecia.

Payá logró más de 25.000 firmas en 2002 para pedir a la Asamblea del Poder Popular, el parlamento de la isla, un referendo para cambiar el modelo político, sobre todo la apertura hacia pluripartidismo.

El proyecto Varela como se conoció al proceso de recolección de firmas fue considerado uno de los intentos más serios de oposición por parte de la pequeña disidencia cubana en la pasada década.

En ese mismo 2002 la Unión Europea le otorgó a Payá el premio Sajarov por la lucha por los derechos humanos.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino