Estados Unidos perdió su invicto, Cuba debutó con un triunfo apabullante y Nicaragua dio la nota alegre el lunes en el boxeo de los Juegos Olímpicos de Londres.

Marcus Browne se convirtió en el primer estadounidense que cae en Londres al perder 13-11 ante el australiano Damien Hooper en la división de los semipesados.

Los cuatro primeros estadounidenses que pelearon en los Juegos habían avanzado a la segunda ronda, una racha que desapareció con el revés del ganador de los Guantes de Oro de 2012.

Cuba, que busca borrar el recuerdo de sus pésimos Juegos de 2008 en Beijing, finalmente pisó el ring y no decepcionó: Robeisy Ramírez arrolló 19-7 al japonés Katsuaki Susa en la categoría del peso mosca. Ahora falta que debuten sus siete compañeros, en la que es la delegación más nutrida de Latinoamérica en el boxeo.

"El equipo está bien, con buen pensamiento de lograr el oro. El grupo de estos olímpicos es del mismo nivel que en Beijing", señaló el oriundo de Cienfuegos, de 19 años. "Allí había también mucha calidad".

Por primera vez desde 1972, Cuba no subió en Beijing a lo más alto del podio en unos Olímpicos.

Puerto Rico metió un segundo púgil en los octavos de final con el triunfo de Jeyvier Cintrón 14-12 sobre Oteng Oteng, de Botswana, en el peso mosca. Con sus 17 años, el boricua es el segundo peleador más joven en la competencia.

"Estuvo un poco ansioso y estático. Le faltó atacar más, pero a su edad es normal en este escenario", comentó el entrenador de Cintrón, José Laureano. "Una medalla es posible, pero tiene que ir pasito a pasito".

Brasil continuó con su buena faena en el cuadrilátero con el triunfo de Yamaguchi Falcao 15-14 sobre el indio Sumit Sangwan en los semipesados, y de Juliao Henriques 12-8 sobre el norcoreano Jong Pak en los mosca.

Nicaragua, por su parte, festejó su primer triunfo en boxeo en una olimpiada después que Osmar Bravo superó 11-6 al montenegrino Bosko Draskovic en los semipesados.

Bravo es el primer púgil nicaragüense que compite en unos Juegos desde Marcos Romero en Barcelona 1992.

En la misma división, el ecuatoriano Carlos Góngora se clasificó a los octavos con una victoria 9-8 sobre el azerbaiyano Vatan Huseynli.