Al menos 41 menores miembros de un grupo radical islámico han sido arrestados en Indonesia por los destrozos y el saqueo, el sábado pasado, de un bar de Yakarta que estaba abierto durante el ramadán, el mes del ayuno musulmán, informaron hoy los medios locales.

Fuentes policiales indicaron que han soltado a todos los chicos menos a dos, contra quienes presentarán cargos por pertenencia de armas blancas, un delito que se castiga con hasta seis años de prisión en Indonesia, según el diario "Jakarta Globe".

Los adolescentes militan en el Consejo Defensor del Profeta, una de las organizaciones musulmanas radicales que habían advertido a las autoridades que actuarían si permitían operar a establecimientos nocturnos durante el ramadán.

El jefe del grupo, el indonesio Habib Bahar bin Smith, alias Habib Bule, también ha sido detenido, así como otros 20 adultos, y acusado por el mismo delito imputado a sus dos pupilos, aunque en su caso la pena sube hasta 12 años de cárcel.

La fiscalía estudia la posibilidad de acusar al cabecilla de explotación de menores.

Unos 150 miembros del Consejo Defensor del Profeta participaron, según testigos, en el ataque del sábado pasado contra el bar situado en el sur de Yakarta.

Las agresiones contra locales de copas, prostíbulos y centros de masajes durante el ramadán por parte de organizaciones radicales, como la citada o el Frente de Defensores del Islam, se han convertido en frecuentes en los últimos años en Indonesia.