Un libanés y tres sirios resultaron heridos anoche por el impacto de varios obuses lanzados desde Siria y la explosión de minas en territorio libanés, informaron hoy fuentes policiales y la Agencia Nacional de Noticias (ANN) del Líbano.

Las fuentes precisaron a Efe que unos seis proyectiles sirios cayeron en las zonas de Monjez y Farides, en el norte del Líbano, mientras que varios obuses impactaron en los alrededores de las áreas septentrionales de Bkaiha y Al Nura.

La ANN señaló que un habitante de Bkaiha resultó herido por los obuses disparados desde el lado sirio, mientras que los tres refugiados sufrieron heridas de gravedad en la misma zona por la explosión de varias minas antipersona.

Las fuerzas armadas sirias han sembrado de minas varias áreas fronterizas entre ambos países para impedir la entrada y salida de combatientes del Ejército Libre Sirio (ELS) y el contrabando de armas.

Esta situación ha hecho que varios habitantes abandonen sus aldeas en el Líbano hacia otras más seguras, añadió la ANN.

No pasa un día sin que obuses disparados desde el lado sirio caigan en el territorio libanés, ocasionando víctimas o daños materiales.

La situación de seguridad en el Líbano se ha deteriorado en los últimos meses, en los que ha habido secuestros, ataques de las fuerzas sirias al otro lado de la frontera y enfrentamientos armados entre detractores y seguidores del presidente sirio, Bachar al Asad, en Trípoli (norte) y en Beirut.

Ayer, al menos doce personas resultaron heridas en choques en Trípoli entre los habitantes de dos barrios rivales, Bab el Tabaneh, de mayoría suní, y de Yabal Mohsen, con predominio alauí (chií), credo que profesa Al Asad.

Esos barrios han sido en los últimos meses escenario de violentos incidentes que tienen como trasfondo la crisis siria y que se han cobrado decenas de víctimas.