Un funcionario encargado de la seguridad en la embajada italiana en Saná fue secuestrado hoy frente a la sede de la legación diplomática por un grupo tribal desconocido, informaron a Efe fuentes de seguridad.

Las fuentes no desvelaron la identidad del italiano, que llevaba tres semanas trabajando en labores de seguridad en el Yemen y fue capturado por unos desconocidos a la salida de la embajada, en el barrio diplomático de Al Hada, en la capital.

Ningún grupo ha asumido por el momento la autoría del secuestro y las autoridades yemeníes ya han iniciado la búsqueda de los captores, agregaron las fuentes.

Los secuestros de extranjeros son frecuentes en Yemen, y en su mayoría los llevan a cabo miembros de tribus que los usan para presionar al Gobierno yemení para que responda a sus peticiones.

El pasado 28 de marzo, el vicecónsul saudí en la ciudad de Adén, Abdalá al Jaledi, fue secuestrado por la organización terrorista Al Qaeda en la ciudad de Yaar, principal feudo de este grupo terrorista en la provincia meridional de Abian.

El embajador búlgaro en Yemen, Boris Borisov, resultó herido en mayo pasado cuando hombres armados intentaban secuestrarlo en el centro de Saná.

Yemen, el país más pobre de la península Arábiga, se ha vuelto más inestable e inseguro desde que comenzaron las protestas en enero de 2011 contra el entonces presidente, Alí Abdalá Saleh, quien abandonó definitivamente el poder en febrero pasado.

Precisamente hoy, unos trescientos policías ocuparon la sede del ministerio del Interior en Saná en protesta por no haber recibido una paga extra.

El teniente coronel Mohamed Ahmad explicó a Efe que los agentes salieron de su cuartel, ubicado en las proximidades del ministerio, y entraron en el edificio gubernamental, donde lanzaron disparos al aire ante la llegada de fuerzas antidisturbios.