El saliente nuncio apostólico en Nicaragua, Henryk Józef Nowacki, pidió hoy a los católicos "conservar viva la fe en sus corazones para siempre", durante una homilía de despedida en una iglesia en Managua.

"Si miramos a Jesús, todo será posible", dijo el representante diplomático del papa Benedicto XVI en Nicaragua y advirtió que "dejar de mirar a Cristo es hundirnos, incapacitarnos para dar un paso aún en tierra firme".

Nowacki, el décimo sexto representante de la Santa Sede en Nicaragua, concluirá en los próximos días una misión de cuatro años y medio en este país centroamericano.

El prelado agregó que las personas con "fe pequeña" sufren dificultades "agigantadas" y explicó que distanciarse de Dios es no "tener vida".

"Sean ustedes (en Nicaragua) una familia, una comunidad parroquial que se ama y siempre unida con el Señor, firmes en la fe, porque esta es nuestra fuerza, el secreto de los cristianos, de los creyentes", continuó durante la homilía.

El canciller nicaragüense, Samuel Santos, condecoró a Nowacki la semana pasada con la orden José de Marcoleta en grado de Gran Cruz, por el "fortalecimiento" de las relaciones bilaterales durante su misión en el país centroamericano.

Al 2009 en Nicaragua el 54,4 % de la población practicaba la religión católica, según una encuesta de la firma M&R Consultores.