Brasil cuenta cinco Copas del Mundo en sus vitrinas, pero el oro olímpico en fútbol es el título que falta. Es la deuda pendiente que podría finalmente saldar en estos Juegos Olímpicos, la medalla que el gigante sudamericano más anhela guardar en sus maletas antes de irse de Londres.

Y para ello cuenta con una talentosa generación de jugadores, base del equipo que disputará el Mundial del cual será anfitrión dentro de dos años.

Su líder es Neymar, el desequilibrante delantero de 20 años que desoyó los cantos de sirena de varios de los grandes clubes de Europa para permanecer con el Santos hasta el Mundial brasileño.

El domingo, en el mítico Old Trafford de Manchester, Neymar deslumbró con un golazo de tiro libre — le pegó con efecto con la pierna derecha para meter el balón en el ángulo superior izquierdo — y dos pases que sus compañeros Alexandre Pato y Oscar depositaron en las redes para concretar una victoria 3-1 sobre Bielorrusia que certificó el pase de los brasileños a los cuartos de final.

Neymar se expresó cauto cuando le preguntaron sobre si Brasil están en condiciones de subirse a lo más alto del podio en Londres 2012. Debe saber de los antecedentes negativos, como el del equipo que en Atlanta 1996 — con Ronaldo, Roberto Carlos, Rivaldo y Bebeto — naufragó ante Nigeria en semifinales y debió irse con un amargo bronce.

"Anoté un gol y pude dar dos asistencias. Se puede decir que tuve un partido perfecto, pero no sé si podemos ser los campeones del torneo", dijo Neymar. "Es un torneo complicado, con muchas selecciones fuertes. Vamos a intentarlo".

El fútbol cargó con el máximo protagonismo en las actuaciones de las delegaciones latinoamericanos en los juegos. La única medalla conquistada por un representante de la región fue la plata obtenida por la judoca cubana Yanet Bermoy en la división de 52 kilos.

También se destacó el avance de la venezolana Jessica López, la guatemalteca Ana Sofía Gómez y la dominicana Yamilet Peña a finales en gimnasia artística. López y Gómez lo harán en el concurso individual, mientras que Peña avanzó al salto con potro.

La gimnasia brasileña sufrió un fiasco al quedar relegada al último lugar en la clasificación de equipos y ninguna de sus participantes logró acceder a finales individuales, pese a la presencia de figuras con experiencia como Daniele Hypolito y Daiane dos Santos.

En su primera participación en el básquetbol masculino en 16 años, Brasil debutó con una victoria 75-71 sobre Australia.

Con un equipo dirigido por el técnico argentino Rubén Magnano y varios jugadores que militan en la NBA (Leandro Barbosa, Anderson Varejao, Tiago Splitter y Nene), Brasil ambiciona ganar su primera medalla en básquetbol desde el bronce que consiguieron en Tokio 1964.

"Ese es el sueño (ganar una medalla), para eso nos estamos preparando", dijo Magnano, técnico de la Argentina que ganó el oro en Atenas 2004.

También en el fútbol, Honduras dio la nota impactante al dejar fuera del torneo ni más ni menos que a España, una selección que en los últimos tiempos fue tocada con una varita mágica que le permitió ganar cuanta cita de fútbol disputaba, incluyendo su primer Mundial y dos Eurocopas. Con un gol de Jerry Bengston, el equipo centroamericano se impuso 1-0.

Uruguay quedó en situación comprometida al sucumbir 2-0 ante Senegal, que jugó la mayor parte del partido con un hombre menos. Los uruguayos, que ganaron las dos primeras ediciones del fútbol olímpico pero no participaban en este torneo desde hacía 84 años, se jugarán la clasificación el miércoles ante Gran Bretaña.

Con un doblete de Giovani Dos Santos, quien por segundo partido salió de la banca de suplentes, México derrotó 2-0 a Gabón y tiene buenas posibilidades de pasar a cuartos.

Las "Leonas" de Argentina, que cargan con las principales posibilidades de conseguir un oro para su país, arrancaron a toda marcha su campaña en el hockey sobre césped al vapulear 7-1 a Sudáfrica. La genial Luciana Aymar metió dos goles en el desigual partido.