Una nave de carga se volvió a acoplar con la Estación Espacial Internacional (EEI) después de un intento fallido hace cinco días.

La nave rusa no tripulada Progress se separó de la estación hace una semana para realizar pruebas de ingeniería y probar un nuevo sistema de acoplamiento. Tenía que reconectarse con la EEI el martes, pero hubo problemas con la aviónica en el sistema de acoplamiento.

El segundo intento del domingo por la mañana fue exitoso. Un video transmitido desde la misión de control ruso no reportó problemas.

Progress ya había entregado su cargamento y estaba en la estación para cargar basura. Cuando esté llena se separará y regresará a tierra.

Se retirará el sistema de acoplamiento de la Progress y se enviará a la Tierra para examinarlo y refinarlo.