En una jornada de cielo nublado y salpicada por la lluvia, la salvadoreña Evelyn García y la brasileña Cremilda Fernandes fueron las latinoamericanas más destacadas al finalizar entre el pelotón de la prueba de ruta del ciclismo de los Juegos Olímpicos de Londres.

García y Fernandes finalizaron el domingo la prueba en el puesto 23 y 26, respectivamente, con un tiempo de 3 horas, 35 minutos y 56 segundos para el circuito de 140 kilómetros. Otras 18 pedalistas tuvieron un registro semejante.

"Estoy muy satisfecha, logré mantenerme dentro del pelotón con las mejores del mundo", dijo García, medallista de plata en la prueba contrarreloj de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011.

"Fue una prueba muy difícil por la lluvia", comentó. "Para nadie fue fácil... grandes (de la ruta) quedaron atrás", agregó en alusión a que ciclistas de la talla de la británica Nicole Cooke, medallista de oro en Beijing, terminó rezagada en el puesto 31.

Fernandes, que lucía sumamente agotada, de inmediato se alejó de la vista sin dar declaraciones.

La presea de oro se la colgó la holandesa Mariana Vos con un cronometro de 3 horas, 35 minutos y 29 segundos, escoltada por la británica Elizabeth Armitstead, quien se quedó con la medalla de plata.

Vos, ganadora del oro en la individual por puntos en los Juegos de Beijing 2008, protagonizó una endemoniada embalada en los metros finales y desplazó a la entonces líder, la rusa Olga Zabelinskaya, que se tuvo que conformar con el bronce.

La prueba fue un cúmulo de frustraciones para la mayoría de las ciclistas de la región.

La venezolana Danielys García se mostró decepcionada por verse obligada a abandonar luego de un agotador intento de recuperar el tiempo perdido por un choque en el primer tercio de la ruta.

"No creo que haya sido culpa de nadie, el asfalto estaba mojado y por eso se dieron muchas caídas", comentó García, quien abandonó la carrera cuando ocupaba transitoriamente el puesto 61 tras completar los 90,3 kilómetros con un tiempo de 2:37:05 horas.

"Quedé un poco adolorida y no tuve la fuerza para volver a estar en una buena posición", indicó la venezolana, medallista de bronce en la ruta de los Juegos Panamericanos Río 2007.

"Antes de la caída, realmente me sentía en buenas condiciones de estar entre las 10 primeras, después simplemente no pude seguir", lamentó.

En el choque, luego de recorridos los primeros 50 kilómetros, estuvieron involucradas otras tres ciclistas, entre ellas la brasileña Janildes Fernandes Da Silva, quien de inmediato abandonó. Para la brasileña es su tercera cita olímpica. En Sydney 2000 y Atenas 2004 ocupó la 49 y 54 posición.

También abandonó la chilena Paola Muñoz, mientras que la brasileña Fernanda Da Silva y la cubana Yumari González arribaron sobre el tiempo límite.

La prueba se disputó en un trazado que comenzó y finalizó en el palacio de Buckingham, cruzó el Támesis en el puente de Putney. Parte del recorrido incluyó la campiña de Surrey, al sur de Londres, donde el circuito presenta una escalada a la colina de Box Hill que fue particularmente difícil de transitar por ser muy estrecho el camino y el riesgo de caída que aumentó debido al asfalto mojado por la lluvia.