El hijo ganó el duelo con su padre cuando Argentina doblegó el domingo en sets corridos a Australia, que es dirigida por el argentino Jon Uriarte, padre de un integrante de la selección albiceleste en el vóleibol olímpico.

Los Uriarte no se dieron muchas muestras de afecto sino hasta después del encuentro, con un abrazo, y durante las prácticas, cuando Nicolás levantó ligeramente la mano en dirección al banquillo donde estaba su padre tras el acostumbrado apretón de manos entre los integrantes de ambos conjuntos.

Argentina se llevó la victoria por 25-21, 25-22, 25-20.

"Nos enfocamos en la tarea por delante", declaró el padre. "Todo lo demás lo hicimos a un lado durante el partido".

Luego del encuentro, el padre puso su brazo sobre los hombros de su hijo cuando eran acosados por las cámaras de televisión.

Pese a la derrota, Jon Uriarte estaba feliz.

"El vóleibol para mí ha sido una forma de expresarme y de ser feliz. Y todos mis hijos adoran el vóleibol igual que yo", manifestó. "Esto, como padre, ver feliz a mi hijo, es algo inmenso. No sé qué más me puede dar la vida. Esto ya es suficiente".

Jon Uriarte jugó 11 años en las filas de la selección nacional argentina y ganó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988.

Es su segunda etapa al frente de Australia, equipo al que se unió en 2001 y al que ayudó a clasificarse a las Olimpíadas de Atenas 2004. La selección lo contrató de nuevo en 2011, después de que había dirigido a los argentinos.

Nicolás, que jugó poco durante el encuentro, es un promisorio armador de 22 años, que ganó el premio al jugador más valioso del Mundial juvenil.

"Claro que me hubiese gustado jugar más. Pero ganamos y eso es lo que cuenta", dijo el muchacho.

Argentina ocupa el octavo puesto en el ránking de la Federación Internacional de Vóleibol. El año pasado, el equipo se clasificó a la final de la Liga Mundial y terminó cuarto.

Los "Volleyroos" son en cambio 22dos del mundo. El público en el Earls Court de Londres se mostró mayoritariamente partidario del rival más débil.

Uriarte padre e hijo no son los únicos participantes con ese parentesco en Londres 2012. El brasileño Bernardinho dirige a su hijo, Bruno Rezende.

Sin embargo, los Rezende juegan juntos y recibieron la medalla de plata en el vóleibol de Beijing 2008.

Brasil, primero del escalafón, abría su participación olímpica frente a Túnez, en el último duelo de la jornada. Los brasileños juegan en el mismo grupo de Estados Unidos, el campeón defensor, así como de la potencia perenne Rusia, junto a Serbia, Alemania y Túnez.

Argentina y Australia militan en la llave de Italia, Polonia, Bulgaria y Gran Bretaña.

La final del vóleibol está prevista para el 12 de agosto. Los primeros cuatro de cada grupo avanzan a los cuartos de final.

En otros encuentros del domingo, Estados Unidos se impuso 25-17, 25-22, 25-21 a Serbia; Bulgaria aplastó 25-18, 25-20, 26-24 a Gran Bretaña. Rusia se impuso a Alemania, también en sets seguidos, por 31-29, 25-18, 25-27.