El Real Madrid inició hoy sus entrenamientos en Los Ángeles con la incorporación de los diez internacionales que alcanzaron las semifinales de la Eurocopa, entre ellos el capitán Iker Casillas, quien aseguró que su equipo está en el buen camino para conseguir su décima Liga de Campeones.

El conjunto blanco aterrizó en esa urbe californiana el sábado para iniciar su viaje de pretemporada por Estados Unidos, donde estará hasta el 12 de agosto y se enfrentará al Galaxy, al Santos, al Milan y al Celtic de Glasgow.

Los 25 futbolistas desplazados a EE.UU. saltaron a las 10 de la mañana hora local (18.00 GMT) al césped de las instalaciones de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), un escenario ya habitual para la pretemporada del equipo blanco, en el que le esperaba más de un centenar de aficionados en busca de autógrafos.

El técnico portugués José Mourinho dirigió un entrenamiento en el que se combinaron pruebas físicas y juego con balón y que estuvo marcado por la presencia de una pequeña plaga de libélulas.

Casillas, Ramos, Albiol, Arbeloa, Xabi Alonso, Cristiano Ronaldo, Coentrão, Pepe, Özil y Khedira se ejercitaron por primera vez con el resto de sus compañeros en la pretemporada de la que habían estado ausentes con permiso del club tras alcanzar las semifinales de la pasada Eurocopa, en la que volvió a vencer la selección española.

Los argentinos Higuaín y Di María, así como Lass, Granero, Varane y Callejón, tuvieron un entrenamiento especial bajo la tutela del preparador físico Carlos Lalí.

Al término de la sesión, Iker Casillas atendió a los medios de comunicación y se mostró ilusionado ante una temporada a la que dijo que el Real Madrid llega tras dos años en los se ha conseguido crear "un equipo prácticamente nuevo" que "se merece una Copa de Europa".

"Creo que los pasos que se están dando son los que hay que dar", afirmó el capitán, quien alabó el trabajo de Mourinho.

"Es una persona comprometida, que le ha dado un giro total a la entidad, al equipo, ha sacado lo mejor de cada jugador, quitar esos temores que teníamos de venir de temporadas en las que no ganábamos nada y creo que el club acertó plenamente en contratar al míster para el Real Madrid", indicó Casillas.

El capitán calificó a Mourinho como "punto de inflexión" y confió en que el momento que atraviesa el equipo tras ganar la última liga española "perdure en el tiempo".

Casillas también tuvo palabras de elogio para el posible refuerzo blanco, el centrocampista croata del Tottenham Luka Modric, y no dudó en que el jugador "estará" en el Real Madrid si el club y el entrenador lo deciden así.

En un momento más complicado se encuentra el brasileño Kaká, también desplazado a Los Ángeles con el resto del equipo pero cuya continuidad como jugador blanco está en el aire.

"Es un ejemplo para todos nosotros, queremos lo mejor para él", comentó Casillas.

"Está claro que para un jugador de su talla no es fácil y cómoda la situación por la que pueda estar pasando", manifestó Casillas, que se mostró dispuesto a "ayudarle" a pasar el trance.

Preguntado sobre sus opciones al Balón de Oro, Iker Casillas reivindicó el papel de los guardametas en el fútbol, un deporte "colectivo" y en el que no solo "se juega con los pies".

"Creo que es justo reconocer que un portero también es partícipe de este juego", dijo.

Tras la sesión de entrenamiento matinal, que tuvo como espectador al presidente del club, Florentino Pérez, el equipo técnico programó una segunda práctica vespertina a partir de las 17.00 hora local (01.00 GMT del lunes).