La holandesa Marianne Vos se embolsó el domingo la presea dorada en el ciclismo de ruta de los Juegos Olímpicos, al superar en el embalaje a la británica Elizabeth Armitstead, quien sin embargo reivindicó al ciclismo de su país, tras la amarga derrota sufrida en la prueba de hombres.

La ex campeona mundial realizó una maniobra temeraria para rebasar a la rusa Olga Zabelinskaya en el asfalto mojado por la lluvia y se colocó primera entre las tres que se habían fugado, de cara a la recta final que se ubica frente al Palacio de Buckingham. Vos pasó junto a un grupo de aficionados que agitaban banderas holandesas, y levantó los brazos al cruzar la meta

Armitstead se quedó con la plata, la primera medalla de Gran Bretaña en Londres 2012.

La deportista local, otrora estrella de pista, debió soportar una inmensa presión en un país repentinamente más interesado en el ciclismo tras el triunfo de Bradley Wiggins en el Tour de Francia. Armitstead logró subir al podio, algo que no consiguieron en la jornada anterior los hombres, incluido Mark Cavendish, considerado favorito.

Zebelinskaya se quedó con el bronce luego del apretado final, que recordó el vivido hace cuatro años en Beijing, cuando la británica Nicole Cook se despegó al final y se hizo del oro.

"La de hoy fue una carera difícil por las condiciones del clima", dijo Vos. "Pero luego me sentí bien. Hicimos una dura carrera con el grupo holandés, atacamos temprano, tal como era el plan".

Y le funcionó a la perfección.