Benjamín Hockin saludó a las tribunas como si fuese un nadador de la casa y casi lo es: Compitió el domingo en los Juegos Olímpicos de Londres para Paraguay y muchos lo recuerdan porque en Beijing 2008 lo hizo para Gran Bretaña. Ah, y nació en Colombia.

Hockin, abanderado de la delegación paraguaya, sintió la caricia del público pero no le alcanzó ya que fue eliminado en los 200 metros libres, cuatro años después de haber llegado con el equipo británico a la final del relevo 4x100.

"Me emocioné al ver a mi padre y a mis hermanos en la tribuna", dijo el nadador de 26 años nacido en Barranquilla, una ciudad ubicada en el Caribe colombiano. "He tenido público a mi favor, alentándome y además me he reencontrado con viejos compañeros y ex entrenadores".

"Fue un honor de hablar con ellos; están felices. Me vieron la otra noche llevar la bandera y la verdad es que están muy contentos", agregó en alusión a la ceremonia inaugural del viernes en el Estadio Olímpico.

Aunque se mostró decepcionado por su prematura eliminación, Hockin dijo que se sintió "muy bien en el agua" y señaló que espera un desquite en sus próximas pruebas que son los 100 metros libre y 100 mariposa.

"Benji" nació en Barranquilla ya que su padre, que es inglés, había sido traslado desde Paraguay a esa ciudad colombiana. Su madre es paraguaya.

Cuando aún no tenía un año, la familia regresó a Paraguay donde Hockin empezó a nadar, hasta que a los 16 años sus padres lo llevaron a vivir primero a España y luego a Gran Bretaña, donde empezó a dar sus primeras brazadas a nivel internacional.

"Ahora me siento muy orgulloso de representar a Paraguay", dijo Hockin. "Gran Bretaña fue una muy linda experiencia, pero ahora me debo a Paraguay".

Hockin quedó séptimo en la eliminatoria en la que debió medirse con nadadores de fuste como el estadounidense Ryan Lochte, medalla de oro el sábado en los 400 metros combinados, y el chino Sun Yang, quien embolsó la dorada en los 400 libres.