El nadador sudafricano Cameron van der Burgh, con 58.46 segundos, ha batido el récord mundial de los 100 braza para llevarse el oro en los Juegos Olímpicos de Londres.

Van der Burgh ha rebajado en doce centésimas el tope mundial que estaba en poder del australiano Brenton Rickard desde el Mundial de 2009.

El podio lo completaron el australiano Christian Sprenger, que consiguió la medalla de plata con 58.93, mientras que el norteamericano Brendan Hansen fue bronce con 59.49 segundos.