Un prominente funcionario de Estados Unidos le presentó a Israel un plan para un posible ataque contra Irán, para ratificarle que Washington está dispuesto a actuar militarmente si la diplomacia y las sanciones resultan inútiles para que Teherán abandone su programa nuclear, informó el domingo un periódico israelí.

Un alto funcionario israelí, en declaraciones condicionadas con el anonimato para hablar sobre conversaciones confidenciales, dijo que la información del periódico Haaretz era incorrecta.

Haaretz afirmó que el asesor del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Tom Donilon, expuso el plan ante el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante una visita a Israel a principios de mes.

El diario citó que la fuente de su información era un prominente funcionario estadounidense, que no identificó. Haaretz publicó su información mientras el candidato presidencial estadounidense Mitt Romney le decía a Israel que apoyaría una operación militar contra Irán.

El funcionario estadounidense, según el diario, agregó que Donilon compartió información sobre las armas estadounidenses que serían utilizadas en ese eventual ataque y sobre la capacidad militar de Estados Unidos para alcanzar instalaciones nucleares iraníes construidas a gran profundidad bajo tierra.

Otro funcionario estadounidense involucrado también en las conversaciones, de acuerdo con el diario, concluyó que "no ha llegado todavía el momento para una operación militar contra Irán".

El funcionario israelí que negó las versiones aseguró que "Donilon no se reunió con el primer ministro para comer ... ni le presentó planes operativos para atacar a Irán".

La embajada de Estados Unidos se abstuvo de pronunciarse de inmediato. Según Haaretz, un vocero del Consejo de Seguridad Nacional, Tommy Vietor, declinó hablar de la conversación confidencial entre Netanyahu y Donilon.

Israel y Estados Unidos creen que el objetivo fundamental de Irán es desarrollar tecnología para construir armas y no sólo para generar energía a isótopos de uso médico, como afirma Teherán.

Algunas autoridades estadounidenses temen que Israel pueda atacar prematuramente instalaciones atómicas de Irán y han tratado de convencer a los gobernantes israelíes de que pueden depender de Washington para evitar que Teherán sea una potencia nuclear.