El complejo de cines de Colorado que fue escenario de una masacre este mes no tenía ningún guardia de seguridad uniformado la noche del tiroteo, a pesar de que otros cines operados por la misma empresa dieron este tipo de protección durante el concurrido estreno de la película de Batman.

Es imposible saber si los guardias — muchas veces oficiales vestidos de civil — en el Aurora Century 16 hubieran ubicado al presunto agresor, James Holmes, y frustrado el ataque que dejó 12 muertos y decenas de heridos el 20 de julio.

El personal de seguridad por general está armado y suele pasar el tiempo recorriendo el complejo, inspeccionando bolsas o lidiando con conflictos menores.

Cinemark coloca policías vestidos de civil en el cine Aurora los viernes y sábados de mayor asistencia. Para otras noches de la semana, los operadores del cine deciden caso por caso si contratan seguridad, dependiendo de la probabilidad de que haya problemas. El ataque ocurrió el viernes poco después de que comenzó la proyección de medianoche de Batman.

Larry Lowak, cuyo hijo Brent resultó herido, dijo que el personal de seguridad en el lugar posiblemente hubiera visto al atacante y se impactó cuando supo que no había guardias disponibles.

La cadena Cinemark, con sede en Plano, Texas, y que opera el cine Aurora, se negó a explicar por qué no había personal de seguridad en ese complejo de Colorado esa noche y en general se negó a hablar de las políticas de seguridad.

A través de entrevistas con oficiales de la policía y personal ajeno a la empresa, The Associated Press pudo determinar los lugares en Estados Unidos donde hubo oficiales armados para el estreno de Batman del 19-20 de julio, e incluyeron lugares como Beaumont, Texas; Lake Charles, Louisiana, y Tupelo, Misurí.

Dan Oates, jefe de policía de Aurora, indicó que el Cinemark local normalmente tiene a oficiales para las noches de fin de semana, pero el día de la tragedia no había ni uno.

___

El periodista de The Associated Press Mike Baker está en Facebook: http://on.fb.me/HiPpEV