En una jornada que ofreció dos duelos entre latinoamericanos, el dominicano Wellington Romero y el puertorriqueño Félix Verdejo avanzaron el domingo a los octavos de final del boxeo de los Juegos Olímpicos.

Romero derrotó 17-8 al colombiano Eduar Marriaga y Verdejo superó 11-5 al panameño Juan Huertas, ambos en el peso ligero.

Quizás la mayor sorpresa llegó en la categoría welter, en la que el mexicano Oscar Molina sufrió un precipitado adiós a manos del canadiense Custio Clayton y dejó a su compatriota, Oscar Valdéz, como único representante del pugilismo azteca en competición.

"La culpa es mía", reconoció Molina, a quien su entrenador Francisco Bonilla reprochó excesiva pasividad en los dos primeros asaltos, saldados a favor de Clayton por 6-3. "Salí un poco nervioso, esperé mucho y sólo intenté contragolpearlo".

México no consigue una presea olímpica desde los Juegos de Sydney 2000 y las esperanzas de medalla se concentran en Valdéz.

República Dominicana, en cambio, remontó la derrota inicial de Junior Castillo la jornada anterior con dos triunfos consecutivos: William Encarnación, el sábado contra Braexir Lemboumba de Gabón, y Arias el domingo. A

Arias tendrá un duro rival en los octavos: el ucraniano Vasyl Lomachenko, quien se clasificó directo a la segunda etapa.

"La medalla está difícil, pero siempre se puede y queremos llevarla de vuelta a casa", señaló el dominicano.

En caso de que Arias y Verdejo pasen ronda, se produciría un nuevo emparejamiento entre latinoamericanos en los cuartos de final.

En otros resultados, Freddie Evans mantuvo el invicto de Gran Bretaña al imponerse por 18-10 al argelino Ilyas Abbadi.

El británico Josh Taylor, quien como Evans gozó del amplio respaldo del público local, puso a Gran Bretaña en 3-0 global cuando se llevó una polémica decisión ante el brasileño Robson Conceicao. Taylor ganó por un reñido 13-9.

Conceicao, medallista de plata en los pasados Juegos Panamericanos, se quejó que el público influyó en la puntuación de los jueces.

"Me voy triste. Va a ser muy difícil para el resto de boxeadores ganar a un británico aquí. No es justo", lamentó.

Irlanda, con victoria de Adam Nolan sobre el ecuatoriano Carlos Sánchez por 14-8, también está invicta en tres peleas.

"Siento que merecí mejor puntuación, pero me marcho satisfecho", dijo Sánchez.

Estados Unidos también sigue invicto al finalizar la segunda jornada de competición, tras acumular cuatro victorias. A los dos del sábado se unieron al ajustado triunfo de James Ramírez sobre el francés Rachid Azzedine por 21-20 en peso ligero y Errol Spence ante el también brasileño Myke Carvalho. Ramírez, considerado una de las grandes promesas del pugilismo estadounidense, se enfrentará en segunda ronda al uzbeco Fazliddin Gaibnazarov.