El letal virus del ébola mató a 14 personas este mes en el oeste de Uganda, dijeron el sábado autoridades de salud, con lo que pusieron fin a semanas de conjeturas sobre la causa de una extraña enfermedad que generó pánico.

Los funcionarios y un representante de la Organización Mundial de la Salud dijeron en una conferencia de prensa el sábado en la capital Kampala que en Uganda existe "un brote de ébola".

"Los análisis de laboratorio realizados por el Instituto de Uganda para la Investigación de Virus ... han confirmado que la extraña dolencia en Kibaale es la fiebre hemorrágica del ébola", informaron el gobierno ugandés y la OMS en una declaración conjunta.

Kibaale es un distrito en el oeste de Uganda donde las últimas semanas los residentes se han amedrentado ante una extraña enfermedad que surgió inesperadamente. Los funcionarios de salud de Uganda también fueron tomados por sorpresa y pasaron semanas realizando análisis en los laboratorios, que en un principio no arrojaron ninguna conclusión.

Joaquim Saweka, representante de la OMS en Uganda, dijo el viernes a The Associated Press que los investigadores "no estaban tan seguros" que fuese ébola, al tiempo que un funcionario de salud ugandés minimizó la posibilidad de la dolencia y señaló que todo se trataba de un rumor. Aparentemente durante la noche se halló evidencia firme de que se trata de ébola.

Los funcionarios de salud dijeron a los reporteros en Kampala que las 14 muertes se produjeron entre las 20 personas infectadas con la enfermedad. Dos de los infectados han sido aislados para que los investigadores y funcionarios de salud los examinen.

Una funcionaria de salud y, días después, su bebé de 4 meses murieron de la enfermedad provocada por el virus del ébola, según las autoridades.

Las autoridades pidieron a los ugandeses que mantengan la calma y anunciaron que un equipo nacional de emergencia intentará impedir que la enfermedad se propague.

No hay cura ni vacuna contra el ébola. En Uganda, donde la enfermedad mató a 224 personas y dejó a centenares traumatizadas en el 2000, trae a la mente recuerdos terribles.

El ébola, que se manifiesta como una fiebre hemorrágica, es muy contagioso y mata con rapidez. Fue localizado por primera vez en 1976 en el Congo y lleva el nombre del río en el que fue reconocido, según los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades en Estados Unidos.

Los científicos desconocen la fuente del virus, pero sospechan que la primera víctima en un brote de ébola se infecta a través del contacto con un animal enfermo, como por ejemplo un mono.