Una cámara federal argentina confirmó por unanimidad el procesamiento del exdictador Jorge Rafael Videla por su participación en el asesinato del exobispo Enrique Angelelli en 1976, informaron hoy medios locales.

La Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba decidió también procesar al exministro de Interior de Videla durante el último régimen militar (1976-1983), Albano Harguindeguy, y al exgeneral Luciano Benjamín Menéndez.

Angelelli, obispo en la provincia oriental de La Rioja, falleció el 4 de agosto de 1976, cuando la camioneta en el que viajaba junto al sacerdote Arturo Aído Pinto volcó.

El tribunal determinó que "el homicidio de monseñor Angelelli y la tentativa de homicidio de Pinto se enmarcó en el plan sistemático de eliminación de personas desplegado por las Fuerzas Armadas (...), quienes ejercían el gobierno del país -en todos sus estamentos-, y de las fuerzas de seguridad", según el diario cordobés La Voz del Interior.

El fallo señaló que el obispo llevaba en el vehículo documentación sobre los asesinatos de los sacerdotes de su diócesis Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville, ocurridos dos semanas antes.

La causa judicial se cerró entonces como un accidente de tráfico, pero la aparición en 2010 de nuevos testigos y pruebas, permitió reabrir el caso por la sospecha de que se trató de un accidente provocado.

"El homicidio de monseñor Angelelli y la tentativa de homicidio de Pinto se enmarcó en el plan sistemático de eliminación de personas desplegado por las Fuerzas Armadas y de las fuerzas de seguridad", indicó el viernes el tribunal.

Los jueces detallaron que el obispo había revisado la camioneta antes del viaje y un automóvil Peugeot 404 le cerró el camino en una "maniobra intencionalmente brusca" que causó el vuelco de la camioneta y la muerte de Angelelli.

Videla, que cumple cadena perpetua por crímenes contra la Humanidad, fue condenado a principios de mes a 50 años de cárcel por el robo de bebés dentro de un plan sistemático ejecutado por la dictadura.