El boxeador venezolano José Espinoza tuvo un precipitado adiós de los Juegos Olímpicos al caer derrotado el sábado en primera ronda de la categoría de peso medio (75 kilos) en su combate frente al húngaro Zoltan Harcsa.

En una decisión reñida, los jueces dieron la victoria final a Harcsa por 13-16, después que ambos púgiles alcanzaran el tercer asalto con empate a ocho puntos. Espinoza hizo méritos en el tramo final, pero Harcsa contrarrestó también con golpes al cuerpo del latinoamericano.

El veredicto pareció enfurecer a la nutrida representación venezolana en las gradas del Excel Arena de Londres. Y a Espinoza, quien nada más conocerse el resultado, se apresuró en dirección al camerino sin querer hacer declaraciones.

Ya más calmado, el púgil regresó unos minutos más tarde y explicó que "la pelea fue reñida. Yo di lo máximo de mí, pero Harcsa también pegó en el último round, aunque la diferencia que marcaron de 13-16 no la sentí".

Espinoza también reconoció que una caía del húngaro que los aficionados interpretaron como tal fue producto de un tropiezo con su pierna y reveló que se dolió del puño derecho en uno de los golpes. "Eso me perjudicó. Lo que peor me sabe es no haber podido regalar una medalla a Venezuela".