Estados Unidos, la todopoderosa selección favorita al oro, se estrena en los Juegos de Londres mañana, domingo, a las 14:30 hora local (13:30 GMT), frente a una Francia que regresa a la cita olímpica tras no competir en Grecia ni Pekín.

El combinado norteamericano tiene una marca de 15 victorias y una derrota en sus partidos de debut en la competición olímpica. Esa única derrota llegó frente a Puerto Rico en Atenas 2004, torneo donde los americanos lograron el bronce.

Bajo el mando del técnico Mike Krzyzewski, el equipo de las barras y las estrellas sólo ha registrado una sola derrota -semifinal del Mundial de Japón, contra Grecia- desde 2006, y a Londres llega con una plétora de estrellas (Kobe Bryant, LeBron James y Kevin Durant entre ellas) para defender el oro de Pekín.

Los estadounidenses han disputado cinco partidos amistosos hasta llegar a la cita olímpica, saldados todos ellos con victorias. James ha liderado a los suyos en anotación con un promedio de 18,5 puntos por partido, seguido por Durant (17,6) y Carmelo Anthony (13,2).

A pesar de la falta de centímetros en la zona -sólo tienen a Tyson Chandler como pívot natural-, los de Krzyzewski se han caracterizado por su derroche físico en defensa -presión en todo el campo incluida-, que les ha llevado a hacer buen uso de una de sus principales armas: la velocidad y el contraataque.

Además cuentan con una tremenda profundidad de banquillo, de donde salen nombres como Russell Westbrook, Kevin Love, Andre Iguodala o James Harden.

Francia, liderada por el base de la NBA Tony Parker, estrella de los San Antonio Spurs, acude a Londres tras una preparación en la que disputaron diez partidos amistosos, con victoria en seis de ellos.

Los de Vincent Collet lograron la clasificación a los Juegos con la medalla de plata en el Europeo de 2011, torneo en el que cayeron derrotados en la final frente a España. Ese segundo puesto fue el mejor para los franceses en un Europeo desde 1949.

Francia se caracteriza por un juego físico y veloz que depende mucho de la inspiración de Nicolas Batum (Portland Trail Blazers) y cuyo juego interior se limita a la aportación de Kevin Seraphin, Ali Traoré y Ronny Turiaf tras haber sufrido la importante baja de Joakim Noak (Chicago Bulls).

Hasta cinco jugadores en el choque de mañana coincidieron en las últimas Finales de la Conferencia Oeste en la NBA: Kevin Durant, James Harden y Russell Westbrook por parte de los estadounidenses (como miembros de los Oklahoma City Thunder) y Parker y Boris Diaw por parte de los franceses (como jugadores de los Spurs).

Otro jugador de los "bleus", Nando De Colo, exjugador del Valencia Basket, se unirá a las filas del conjunto tejano la próxima temporada.

Entre los detalles acerca del partido incluye la presencia del ala-pívot Ronny Turiaf, que fue compañero de LeBron James en los Miami Heat, campeones de la NBA la pasada temporada. Turiaf, a lo largo de su carrera en la NBA, también jugó con Kobe Bryant en Los Ángeles Lakers (2005-2008) y Carmelo Anthony (2011).

Estados Unidos nunca ha perdido contra Francia en competición olímpica (4-0, incluidos dos partidos por el oro). La última vez que se vieron las caras en esta competición fue en la final de Sidney (85-75), recordada por muchos por aquel histórico mate de Vince Carter sobre el pívot Frederic Weis.

Antonio Martín Guirado