El Corinthians, campeón brasileño y de la Copa Libertadores, descubrió hoy un busto en homenaje a uno de sus máximos ídolos, Sócrates, que murió el 4 de diciembre pasado, el mismo día en que la hinchada festejó la conquista de la Liga.

El busto, encomendado a la escultora estadounidense Nadja Venezian, fue presentado este sábado en el Parque Sao Jorge, la sede del club más popular de Sao Paulo y el más popular de Brasil después del Flamengo, en una ceremonia en la que participaron varios hinchas y exfutbolistas.

En la estatua, Sócrates Brasileiro Sampaio de Sousa Vieira de Oliveira es representado con la mano derecha cerrada y el brazo levantado, tal y como acostumbró a los aficionados a festejar sus goles.

"Aquí japoneses, árabes, mongoles, siberianos, italianos, bolivianos, además de los nordestinos (del nordeste de Brasil), y hasta los procedentes de estados rivales se hermanan, se dan la mano y sufren en comunión", asegura la placa que identifica la estatua al recordar una célebre frase de Sócrates.

El busto, ocultado por una bandera del Corinthians, fue descubierto por la viuda del exfutbolista, Katia Bagnarelli, y por el presidente del club paulista, Mario Gobbi.

"Además de ser un atleta, él fue un ciudadano que luchó por nuestros derechos. Brasil debe usarlo como ejemplo. Sócrates está eternamente en nuestros corazones", afirmó Gobbi en un pronunciamiento al recordar que el exfutbolista también se caracterizó por la defensa de la democracia en plena dictadura militar brasileña (1964-1985).

Sócrates, que era conocido como 'el Doctor' debido a que se formó como médico, anotó 172 goles en los 298 partidos que disputó con el Corinthians y participó en la llamada "Democracia Corintiana", un movimiento de futbolistas que reivindicaba participación en las decisiones del club y de la comisión técnica.

El exfutbolista, que jugó los mundiales de 1982 y 1986, falleció a los 57 años en un hospital de Sao Paulo por problemas derivados del alcoholismo.