Un descuido en la recta final impidió que Rigoberto Urán coronase el sábado con el oro una actuación monumental en el ciclismo de ruta de los Juegos Olímpicos, pero el colombiano de todos modos se alzó con la medalla de plata.

Urán y el kazajo Alexander Vinokurov se desprendieron del pelotón y pedalearon juntos los últimos kilómetros, con el colombiano siempre adelante. En la última curva, no obstante, Urán se descuidó al tratar de ver qué tan lejos estaban sus rivales mirando por el lado equivocado, hacia su izquierda, y Vinokurov aceleró en el momento justo por su derecha frente al Palacio de Buckinham, dejando al colombiano sin esperanzas de cruzar primero.

Fue una falla de concentración insólita, que lo hizo incluso perder el ritmo por un instante y salirse de su carril.

"Son cosas que pasan, quizás lo lamentaré el resto de mi vida; pero ahora quiero disfrutarlo, queríamos hacerlo bien y lo hicimos", declaró Urán, de 25 años, que dio a Colombia la 12da medalla olímpica de su historia y cuarta de plata. Los colombianos tienen una de oro y siete de bronce.

Vinokurov, de 38 años, se llevó el oro con un tiempo de cinco horas, 45 minutos y 57 segundos para el circuito de casi 249,5 kilómetros. Urán llegó pisándole los talones y registró el mismo tiempo.

El bronce fue para el noruego Alexander Kristoff, quien llegó a ocho segundos.

"La estrategia que teníamos funcionó, supimos esperar nuestro momento", declaró Urán.

El colombiano y sus compañeros Sergio Luis Henao y Fabio Andrés Duarte confiaban en ser protagonistas.

Nunca hubo un dominador claro en la competencia, que tenía como favoritos a los británicos. Pero no se cumplieron los pronósticos. Los dueños de casa defraudaron y pareció que todos los ciclistas guardaban sus energías para el final. Hasta que Vinokurov y Urán se despegaron y nadie los pudo alcanzar.

Urán dedicó su victoria "a toda Colombia" y a su fallecido padre, quien lo inició en el ciclismo a la edad de 14 años.

"Esto es (también) para usted papá", dijo dirigiendo su mirada al cielo.

En 2001, en medio de la llamada "guerra sucia entre grupos guerrilleros y paramilitares, su padre, de 52 años, fue asesinado a tiros en las calles de un poblado del municipio de Urrao del departamento colombiano de Antioquia.

Tras la muerte de su padre el joven se dedicó a diferentes oficios, incluyendo la venta de billetes de loterías en las calles para alimentar a su madre y hermana. El joven antioqueño se las arregló para mantener sus estudios, entrenar y mantener a su familia.

Sus éxitos en las categorías juveniles le permitieron dar el salto al profesional y marcharse a Europa, donde se codeó con figuras como el español Alejandro Valverde. Su carrera viene experimentando un ascenso vertiginoso desde el 2010.

El otro colombiano que destacó en la prueba de ruta fue Henao, quien cruzó la meta con el pelotón escolta, a ocho segundos del vencedor, y quedó 16to. Duarte se vio obligado a abandonar antes de alcanzar los 137 kilómetros debido a una caída.

La prueba se disputó en un trazado que comenzó y finalizó en el palacio de Buckingham y cruzó el Támesis en el puente de Putney. Parte del recorrido incluyó la campiña de Surrey, al sur de Londres, donde el circuito presenta una escalada a la colina de Box Hill que fue determinante.

Urán recibió una felicitación del presidente de Colombia Juan Manuel Santos.

"Quiero manifestar mi alegría y creo que la alegría de todos los colombianos porque acabamos de ganar la primera medalla en los Olímpicos en Londres", dijo el mandatario durante una visita a la comunidad de El Socorro, en el departamento de Santander.

"Un saludo para Rigoberto Urán. Ya tenemos la primera medalla de plata. ¡Qué maravilla! Y esperamos que nuestros 104 atletas que están allá sigan cosechando triunfos para Colombia", agregó.