Tres de los cuatro grupos disidentes del del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), opuestos al proceso de paz en Irlanda del Norte, anunciaron hoy la formación de una nueva organización para continuar con la lucha armada en la provincia británica.

En un comunicado remitido hoy al diario "The Guardian", la nueva organización terrorista señala que ha creado una "estructura unificada bajo un solo mando" para servir como un "Ejército Republicano Irlandés".

El grupo armado se nutre principalmente de miembros del IRA Auténtico (RIRA), escindido del IRA en 1997 y responsable un año después del atentado de Omagh -en el que murieron 29 personas, dos de ellas españolas-, mientras que se ha quedado fuera el IRA de Continuidad, el otro gran grupo disidente de la provincia.

La coalición se completa con voluntarios de la Acción Republicana Contra las Drogas (RAAD), que opera en la localidad de Derry (oeste del Ulster), y de un grupo de facciones republicanas independientes localizadas en Belfast y zonas rurales, conocido como "Óglaigh na hÉireann".

Según "The Guardian", entre los tres suman "varios cientos" de efectivos, incluidos miembros del ya inactivo IRA en Derry que en los últimos años han desarrollado una campaña de terror contra supuestos traficantes de drogas en los barrios católicos de la ciudad.

La nueva organización, apunta este diario, tiene previsto aunar fuerzas para aumentar el número de ataques contra las fuerzas de seguridad y contra otros objetivos o intereses británicos en la región.

"En los últimos años, el establecimiento de una Irlanda libre e independiente ha sufrido contratiempos debido al fracaso del liderazgo del nacionalismo irlandés y a la fractura interna del republicanismo", dice el comunicado.

Con esas palabras, el grupo hace referencia a las divisiones creadas en el movimiento republicano desde que el antiguo brazo político del IRA, el Sinn Fein, que lideran Gerry Adams y Martin McGuinness, decidiese abandonar las armas y perseguir sus objetivos por medios democráticos.

La estrategia de paz de Adams y McGuinness desembocó en 1998 en la firma del acuerdo de paz del Viernes Santo, lo que ha permitido a los republicanos compartir el Gobierno autónomo de Belfast con los partidos protestantes.

Aquel acuerdo fue respaldado en un referéndum por la gran mayoría del electorado de Irlanda del Norte y de la República de Irlanda.