Rescatistas intensificaron el viernes la búsqueda de dos andinistas estadounidenses desaparecidos desde el 16 de julio cuando iniciaron el ascenso al nevado Palcaraju de la Cordillera Blanca, ubicada en los Andes de Perú.

El jefe policial de Salvamento de Alta Montaña, Marco Carrera, dijo que ocho agentes y tres rescatistas privados buscan a Gil Weiss, de 29 años y originario de Boulder, Colorado; y Ben Horne, de 32 años, nacido en Annandale, Virginia.

Weiss y Horne habían escalado previamente la cara norte del nevado Ranrapalca, de acuerdo con un comentario escrito por Horne en el blog pullharder.org, un blog de amigos del montañismo en el que los dos escaladores contribuían.

Horne, graduado en Economía por la Universidad de California en San Diego, escribió que era la primera vez que iba a escalar la Cordillera Blanca, mientras que Weiss era un asiduo visitante.

Los rescatistas privados hallaron el martes la carpa amarilla de los montañistas en una zona de morrena, a unos 5.100 metros de altitud, ubicada entre los nevados Chinchey y Palcaraju.

También encontraron supuestas huellas de pasos de los montañistas en dirección al nevado Palcaraju cuya cima está a 6.274 metros de altitud.

Carrera dijo que el nevado Palcaraju es uno de los "más peligrosos de escalar y no es usual que lo escalen por el difícil clima durante todo el año que es combinación de vientos fuertes, avalanchas de nieve y grietas enormes".

Galit Weiss, hermana de Gil, dijo por teléfono a la AP desde Nueva Jersey, que los montañistas se comunicaron por última vez hace 11 días y no llevaban teléfonos satelitales, aunque comentó que eran muy experimentados.

Gary Horne, padre de Ben, sostuvo que dependían "del gobierno peruano para suministrar a la búsqueda de apoyo aéreo".

Carrera dijo que para llegar a la zona de ascenso al nevado Palcaraju se demoran alrededor de 11 horas desde su base policial ubicada en la provincia de Huaraz, a unos 285 kilómetros al norte de Lima.

Según cifras oficiales, seis andinistas murieron desde inicios de 2012 en la Cordillera Blanca y los rescatistas policiales atendieron 40 emergencias básicamente por hipotermia y problemas ocasionados por la altura.

En la temporada alta de visitas, entre junio y setiembre, llegan alrededor de ocho mil turistas entre turistas hacia la Cordillera Blanca.

__

El periodista de la AP en Lima Franklin Briceño contribuyó con este despacho.