Los padres del vigilante voluntario George Zimmerman, quien mató en Florida (EE.UU.) al adolescente negro Trayvon Martin el pasado 26 de febrero, han creado una página web especial para recaudar fondos para los gastos de su defensa.

La dirección de la página web es robertandgladys.com, y, según explican los padres, las donaciones "on line" servirán para pagar los costos legales de la defensa de su hijo, así como los "crecientes gastos de manutención" de la familia y un posible "cambio de domicilio".

En la página, Gladys y Robert Zimmerman detallan de forma pormenorizada la historia de la familia y denuncian el "odio, continuamente atizado por abogados, medios y personas con grandes intereses financieros" contra su hijo, acusado de homicidio en segundo grado y actualmente en libertad bajo fianza.

Incluso con la "aparente bendición del Departamento de Justicia de EE.UU. se permitió a las Nuevas Panteras Negras" que ofrecieran una recompensa de 10.000 dólares por la captura de nuestro hijo, vivo o muerto, lamentó el matrimonio.

Nuestro hijo ha sido "retratado salvajemente por los medios", resaltó el sitio para añadir: "Les aseguro que llegará el momento en que la verdad será presentada", así como los hechos y los "increíbles actos orquestados que siguieron" a los sucesos de ese día.

Para los padres de Zimmerman, se trata de unos hechos que "deberían conmocionar y alarmar a la mayor parte de los estadounidenses".

Desde el pasado 6 de julio, Zimmerman, de 28 años, espera en libertad el proceso por la muerte del joven negro Trayvon Martin, de 17 años, al que disparó alegando defensa propia, pese a que el adolescente iba desarmado.

Zimmerman mató el citado día de un disparo a Martin, que andaba por la comunidad de vecinos en la que residía el vigilante y a quien éste le pareció sospechoso.

Martin estaba de visita en otra vivienda de esa misma comunidad y había salido de noche a comprar en una tienda cercana.

El acusado debe llevar un grillete electrónico para que se conozca dónde está en todo momento y ponerse en contacto cada dos días con las autoridades, así como permanecer en su residencia desde las seis de la tarde hasta las seis de la mañana.

No puede tampoco abrir o mantener ninguna cuenta bancaria, acceder a ningún aeropuerto ni pedir que se le emita un pasaporte.

El juez Kenneth Lester fijó en junio pasado una fianza de 150.000 dólares, pero revocó su decisión después de que la Fiscalía adujera que Zimmerman y su esposa, Shellie, mintieron e hicieron creer al tribunal que contaban con escasos recursos económicos cuando había recaudado fondos para su defensa.

En la nueva audiencia para fianza del pasado 5 de julio el magistrado Lester impuso una fianza de un millón de dólares a Zimmerman, aunque solo tuvo que abonar el 10 % de la fianza (el porcentaje que exige como pago la legislación de Florida a modo de garantía).