El gobierno seguía usando helicópteros militares en sus ataques el sábado contra Alepo, la segunda ciudad del país situada en el norte, en la peor embestida de los últimos 17 meses desde que comenzó la revuelta, dijeron los activistas.

La preocupación internacional se ha acrecentado sobre lo que los activistas de oposición advierten que se avecina una matanza mientras las tropas sirias cañonean la ciudad desde la semana pasada. Asimismo se ha visto el envío de contingentes de refuerzos en días recientes.

Con casi 3 millones de habitantes, Alepo es la principal ciudad de Siria y su centro comercial, una columna estratégica de apoyo al régimen del presidente Bashar Assad.

Los activistas dijeron el sábado que los soldados atacaban a los vecindarios controlados por los rebeldes a fin de aplastar a la oposición definitamente. El grupo Observatorio Sirio para los Derechos Humano con sede en Gran Bretaña dijo que los intensos combates han estallado dentro de esos vecindarios.

La lucha es una de las más importantes desde que comenzó la revuelta hace 17 meses contra el régimen autoritario del presidente Bashar Assad.