La Coalición para el Control de las Armas celebró hoy los avances en las negociaciones acerca del nuevo Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA) pero advirtió que quedan "lagunas" por resolver y no descartaron que las negociaciones se amplíen "hasta mañana por la mañana".

"Estamos en un momento histórico, en la recta final, pero la carrera todavía no ha concluido. Aún quedan varias lagunas por resolver", afirmó hoy ante la prensa en la sede de la ONU el presidente de la coalición, Jeff Abramson, quien no descartó que las negociaciones puedan extenderse "hasta mañana por la mañana".

Las maratonianas negociaciones en las que participan delegaciones de 193 países se prolongaron el jueves hasta pasada la medianoche y hoy se espera que continúen durante toda la tarde, aunque los representantes de las organizaciones de la sociedad civil no descartan que tengan que ampliarse hasta el sábado.

"Todavía hay muchas cosas que no están claras pero la oportunidad histórica la tenemos delante de nosotros", añadió el presidente de la coalición, quien confió en que se mantenga el "buen momento" que se vivió el jueves durante las negociaciones y "que al final tengamos un acuerdo que será histórico".

Por su parte, Oxfam International lamentó que EE.UU. pidiera hoy "más tiempo" para estudiar el último borrador del tratado e hizo un llamamiento a la Administración de Barack Obama para que no siga poniendo excusas y no retrase la aprobación del tratado porque "este es el momento de demostrar liderazgo".

"Somos optimistas porque tenemos al alcance la posibilidad de que se apruebe un tratado histórico pero necesitamos que los Gobiernos demuestren liderazgo, en especial Estados Unidos, para que al final sea una realidad", indicó ante la prensa la portavoz de Oxfam, Anna Macdonald.

Las críticas a la posición de EE.UU. vinieron también de Amnistía Internacional, que recordó que ya llevan un mes negociando en su etapa final y los países tuvieron "oportunidades suficientes" para plantear sus propuestas e intentar llegar a un consenso durante la fase preparatoria.

"Pedir más tiempo esta mañana no es 'Sí podemos', es un 'Sí, quizá lo hagamos más adelante'", dijo el responsable de armas de AI, Brian Wood, quien lamentó que las grandes potencias lleguen al último día de las negociaciones "quieran posicionarse" poniendo trabas a la aprobación del tratado.

En este sentido, Wood criticó también ante la prensa que la delegación de China dijera este viernes en la mesa de negociaciones que permitirá que se apruebe el nuevo tratado "si la Unión Europea (UE) levanta el embargo de armas" que pesa sobre el gigante asiático.

Otro de los pesos pesados en las negociaciones, India, también ha puesto trabas en las negociaciones, denunció Wood, quien dijo que insisten en incluir una cláusula que permita a los países hacer caso omiso del tratado en materia de transferencia de armas alegando que forman parte de acuerdos de defensa previos, "algo inaceptable".

"¿Se pondrán de acuerdo al final del día?. ¿Harán los Gobiernos un llamamiento a Obama para que actúe? A esta hora no lo sabemos", añadió Wood, quien recordó que las grandes potencias intentaron aprobar un tratado en los años veinte del siglo pasado y tras fracasar "se rearmaron y terminaron en la segunda guerra mundial".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, apeló el jueves a las delegaciones a mostrar "flexibilidad" y confió que se apruebe un tratado "robusto y legalmente vinculante" que tenga un impacto real en la vida de los millones de personas que sufren las consecuencias de conflictos armados, represión y violencia armada".