La farmacéutica estadounidense Merck anunció hoy que durante el primer semestre de su ejercicio fiscal ganó 3.531 millones de dólares, el 15 % más interanual, pero su beneficio se redujo el 11 % en el segundo trimestre debido a sus costes de reestructuración y adquisiciones.

La compañía, con sede en Whitehouse Station (Nueva Jersey), se anotó entre enero y junio pasados un beneficio neto de por acción de 1,15 dólares, frente a los 98 centavos de los mismos seis meses de 2011, cuando sus ganancias se situaron en los 3.067 millones de dólares.

La facturación de la farmacéutica, una de las treinta empresas que componen el índice Dow Jones de Industriales, se elevó en la primera mitad del año el 1 %, hasta los 24.041 millones de dólares, al tiempo que redujo en un 2 % tanto los costes de producir sus fármacos como los relativos a investigación y desarrollo.

Por lo que se refiere al segundo trimestre del año, el periodo al que más atención prestaban hoy los analistas estadounidenses, Merck registró un beneficio neto de 1.793 millones de dólares (58 centavos), el 11 % menos que los 2.024 millones (65 centavos) de las mismas fechas del año precedente.

Sin embargo, si se excluyen elementos extraordinarios por costes de reestructuración y adquisiciones, la ganancia neta por acción de Merck entre abril y junio subió un 11 %, hasta los 1,05 dólares, por encima de lo previsto por los analistas.

La facturación de la farmacéutica se elevó también en un 1 % durante el segundo trimestre, hasta los 12.311 millones de dólares, al tiempo que sus gastos en investigación y desarrollo aumentaron el 12 % y los relativos a la fabricación de sus fármacos retrocedieron el 4 %.

Las ventas de su medicamento "estrella", Singulair, dedicado al asma y las alergias y que perderá la exclusividad de su patente el mes que viene, se elevaron en un 6 % hasta los 10.560 millones de dólares.

"En este trimestre hemos registrado un sólido rendimiento operativo al centrarnos en el crecimiento y la ejecución", dijo al conocerse esos resultados el presidente y consejero delegado de la firma, Kenneth Frazier, en un comunicado.

El máximo responsable de la farmacéutica destacó que la empresa espera poder sacar al mercado en el próximo año y medio seis "importantes" nuevos medicamentos, entre los que se encuentran uno para el tratamiento de la osteoporosis y otro para el insomnio.

Esos resultados eran bien recibidos entre los inversores y en las operaciones electrónicas previas a la apertura de la bolsa de Nueva York las acciones de Merck subían el 1,11 % para cambiarse por 43,81 dólares, al tiempo que acumulan una subida del 14,93 % desde enero.