Tony Parker se quedaba contemplando la oscuridad en la habitación del hotel en el que quedó confinado tras sufrir la lesión en el ojo que pudo haber provocado el fin de su carrera como jugador de básquetbol profesional.

El astro francés de los Spurs de San Antonio no dejaba de pensar en la noche que salió de fiesta en un club nocturno de Nueva York. Parker fue un testigo inocente en medio de una reyerta en la que volaron botellas, hasta que un fragmento de vidrio estuvo a punto de costarle todo.

"En un instante tu vida puede cambiar".

Parker tuvo suerte y lo sabe. Aunque no fue hasta poco cuando pudo volver a entrenar, Parker está presente en los Juegos Olímpicos, al frente de un menguado equipo francés — el centro Joakim Noah fue descartado por lesión — que debutará el domingo contra la colección de súper astros de Estados Unidos.

El percance de Nueva York le ha cambiado. Ahora es más cauteloso, pero sin miedo.

"Es algo tan curioso, porque acababa de completar mi mejor año en la NBA y en una noche todo puede cambiar", dijo Parker, quien usará lentes protectores en Londres. "Esto hace que pongas tu vida en perspectiva y que reflexiones, 'bueno, a la próxima tienes que ser cuidadoso', pero al mismo tiempo no debes dejar de disfrutar, ya que entonces ni siquiera te atreverás a cruzar la calle".

"No quieres exagerar, pero igual lo pone todo en perspectiva", dijo.

La noche del jueves, un Parker distendido se sentó en un sofá con el río Támesis a sus espaldas y habló sobre el incidente en Nueva York. No dio muchos detalles de lo que pasó en el Greenhouse, el club de moda que ha estado cerrador desde que los acompañantes de los cantantes Chris Brown y Drake se enfrascaron en una pelea.

Parker quedó en el medio de la trifulca y el fragmento de vidrio quedó incrustado en su cornea. Los médicos le dijeron después que estuvo "a dos milimétros de perder mi ojo".

No se notan heridas en el ojo de Parker. Si hay cicatrices, las mismas están ocultas.

"Me llevé un susto enorme", dijo Parker. "Fue una situación muy loca, no crees lo que está pasando, como si estuvieses en una película".