El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, rechazó hoy que pretenda quedarse dos años más en el poder, como denunció el ex jefe de Estado Roberto Micheletti, quien no precisó cómo lo haría.

En declaraciones en la ciudad norteña de San Pedro Sula, el gobernante hondureño afirmó que está "consciente" de que su mandato "es por cuatro años", y reiteró su apoyo al Tribunal Supremo Electoral para la celebración de las elecciones generales de 2013.

"No quisiera ni por cerca soñar que Honduras volviese a la crisis en que yo recibí esta nación, con todo cortado a nivel internacional y en una crisis social profunda. Ni quiera Dios", expresó Lobo.

Lobo asumió el poder en enero de 2010, tras ganar unas elecciones celebradas después del derrocamiento Manuel Zelaya el 28 de junio de 2009, cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución desoyendo prohibiciones legales.

Los siete meses que le restaban de mandato a Zelaya los presidió Roberto Micheletti, quien este viernes afirmó a la radio local que algunos sectores comentan que Lobo quiere quedarse dos años más en el poder, sin explicar cómo lo haría.

Micheletti, además, denunció que hace tres semanas fue detectado un movimiento para supuestamente atentar contra su vida y la de otros personajes del país, a quienes no identificó, sin más detalles.

Al respecto, Lobo indicó que ha hablado con el director de la Policía Nacional, Juan Carlos Bonilla, para que se le brinde protección al ex jefe de Estado.

Micheletti también tildó este viernes de "comunista" al director del Instituto Nacional Agrario (INA), César Ham, quien le respondió acusándolo no solo de ser un golpista, sino también el responsable del asesinato de varias personas durante la crisis derivada del golpe de Estado.