La nueva línea elevada de metro, de doble vía, que unirá por primera vez el aeropuerto internacional de Miami (MIA) con el centro urbano será todo un "icono arquitectónico" de la ciudad, aseguró hoy a Efe Lauro Bravar, gerente general de la constructora española OHL USA.

El grupo concesionario y constructor OHL ha desarrollado el proyecto de prolongación del Metrorail de Miami entre el aeropuerto y la ciudad, denominado Línea Naranja, de unos cuatro kilómetros de longitud, cuya inauguración oficial tendrá lugar mañana, sábado.

Completar a tiempo un proyecto adjudicado de la "complejidad" del Metrorail elevado y la nueva estación "nos llena de orgullo" y supone un "logro" no sólo para OHL, sino para "todo el sector de construcción español", subrayó Bravar.

La nueva línea ferroviaria tardará unos 20 minutos en trasladar a los usuarios desde el aeropuerto a las estaciones del centro de la ciudad, entre el sur de Dadeland y Earlinghton Heights, y viceversa, con un coste del billete de metro de dos dólares.

El grupo constructor español, el segundo mayor del sureste de Estados Unidos, tuvo que superar dificultades logísticas y técnicas para culminar este "megaproyecto" que ha generado más de 550 empleos directos y 5.750 indirectos, además de contar para su ejecución con más de 65 empresas subcontratistas.

Uno de los principales desafíos provenía de la propia morfología de la ciudad, absolutamente plana, donde el "nivel freático está a uno o dos metros de profundidad", por lo que resultaba inviable el desarrollo de líneas subterráneas, explicó el directivo.

Por ello, se convirtió en un imperativo la construcción de una ruta del metro elevada, con la complicación añadida de que debía transcurrir por una zona industrial y superar un cruce sobre el río Miami, una autopista que conduce al aeropuerto y la vía férrea de un tren de cercanías.

Toda una suerte de "desafíos logísticos especiales que resolvimos mediante la metodología constructiva de dovelas (segmentos del puente colgados de una viga suspendida en el aire), de manera que minimizamos el impacto sobre el tráfico de la autopista y de los trenes durante la construcción", explicó Bravar.

También destaca el uso de "nuevos materiales, técnicas y elementos de construcción", como el empleo de "polímeros reforzados con fibra de vidrio" para evitar la "corrosión de las barras de acero" de las estructuras de hormigón armado.

El exitoso resultado de este "gran proyecto" que comenzó en 2009 y finalizó este verano es la "recompensa a muchos años de trabajo bien hecho. Lo tomamos como un regalo por nuestros primeros cien años de actividad recientemente cumplidos", expresó con satisfacción Bravar.

Las autoridades calculan que unos 9.000 pasajeros utilizarán a diario los servicios del Metroraril, creado en 1984, para trasladarse de manera rápida y segura del aeropuerto al centro de la ciudad ("downtown") o efectuar el recorrido inverso.

El proyecto de prolongación del metro de Miami hasta el aeropuerto internacional ha incluido también la construcción de una "estación de última generación de varios niveles, tres subestaciones eléctricas y nuevas carreteras", para una obra que ha supuesto una inversión de unos 360 millones de dólares.

"Este proyecto proporciona una conexión rápida y eficiente a millones de residentes, visitantes y empleados que viajan hacia y desde el aeropuerto cada año", precisó a Efe Ysela Llort, directora del Miami-Dade Transit (MDT), organismo responsable del transporte público en el condado.

La nueva Línea Naranja es el resultado de una "joint venture" (empresas de riesgo compartido) entre OHL y el grupo brasileño Odebrecht, un gigante suramericano en áreas como ingeniería, construcción, petroquímica y energía.

"OHL ha encontrado en Odebrecht un gran socio en el desarrollo de este proyecto, en el que ambas empresas han aportado sus mejores profesionales y trabajado de forma integrada y estrecha en todo momento", resaltó Bravar.

Otro plan de infraestructuras en el que trabaja en estos momentos el grupo constructor español es el proyecto del "mayor intercambiador de autopistas de Miami", con un coste de 560 millones de dólares, destacó.

HASH(0x9d08954)

Emilio J. López