El ministro de Finanzas, Jun Azumi, afirmó hoy que Japón aplaudirá un apoyo más "decisivo y directo" del Banco Central Europeo encaminado a impulsar las economías de la zona euro y respaldar a los bancos y entidades financieras con problemas.

En declaraciones que recoge la agencia Kyodo, Azumi subrayó que potenciar las economías de la eurozona es "esencial para poner fin a la crisis en Europa", y afirmó que una acción del BCE será aplaudida por Japón "si significa ofrecer apoyo más decisivo y directo".

Ayer, el presidente del BCE, Mario Draghi, afirmó que la entidad "hará todo lo necesario para preservar el euro" y dejó entrever la disposición de la entidad a comprar deuda soberana de los países con dificultades de financiación o aplicar otras medidas de apoyo.

Ello disparó las bolsas europeas, mientras que los parqués de Tokio y Seúl abrían hoy a su vez con sólidas subidas de más del 1 por ciento.

También el euro se fortaleció y dio un respiro al yen, cuya apreciación respecto a la divisa europea y la estadounidense en los últimos meses ha sido una fuente de preocupación para Japón, ya que perjudica seriamente sus exportaciones.

El euro se movía hoy en la banda baja de los 96 yenes en el mercado tokiota, frente a las cerca de 94 unidades de la víspera.

Azumi ha señalado en repetidas ocasiones que el Gobierno vigila de cerca el encarecimiento del yen, considerado por los inversores una moneda refugio, y está dispuesto a intervenir en el mercado de divisas en caso necesario.

Desde septiembre de 2010 el Gobierno de Japón ha intervenido en cuatro ocasiones en el mercado de divisas para depreciar el su moneda, la última en octubre de 2011.