Irán empezará a exportar electricidad a Siria a partir del próximo 10 de agosto, según el acuerdo entre los ministros de Energía iraní, Mayid Namyu, y sirio, Imad Jamis, informaron hoy los medios locales iraníes.

El acuerdo firmado por ambos ministros contempla la exportación de electricidad a Siria a través de Irak, en una primera fase que se iniciará en dos semanas, y posteriormente también a Líbano desde Siria.

En la primera fase Irán facilitará a Siria, su principal aliado árabe, 50 megavatios y en la segunda podría subir hasta los 200 megavatios.

Durante el acto de la firma, Namyu dijo que Irán está dispuesto a ayudar a reconstruir las infraestructuras eléctricas y otras instalaciones dañadas por la violencia en Siria, donde ya hay un gran número de empresas iraníes en muchos sectores, entre ellos los de agua y electricidad.

"La República Islámica de Irán no dejará sola a Siria en esta situación difícil", dijo Namyu en referencia al año y medio de guerra civil en Siria, que ha causado la muerte de miles de personas.

La firma de los acuerdos se produjo en el marco de una visita de una importante delegación de carácter económico siria a Irán, encabezada por el viceprimer ministro de Siria, Omar Qalavanji.

Qalabanji se ha reunido con diversos altos cargos iraníes, entre ellos el primer vicepresidente iraní, Mohamad Reza Rahimi, y el secretario del Consejo Supremo de Seguridad nacional de Irán, Said Jalili.

Ambos manifestaron a Qalavanji el apoyo de Irán al régimen sirio del presidente Bacha al Asad, y responsabilizaron de la situación de ese país a la intervención exterior, promovida en especial por Estados Unidos e Israel, según dijeron.

El régimen del partido Baaz en Siria y la República Islámica de Irán han mantenido durante más de treinta años una asociación estratégica, tanto en materia militar, como técnica, económica y comercial y Damasco es el principal aliado árabe de Irán.

Irán ha acusado reiteradamente a Estados Unidos y algunos Gobiernos árabes aliados de Washington de armar a los grupos opositores sirios, a los que considera terroristas, que pretenden derrocar al régimen de Damasco.

Por su parte, los rebeldes sirios y EEUU han acusado a Irán de apoyar militarmente al régimen sirio con armas, personal y asesoramiento.