Los restos mortales de 308 víctimas de la guerra civil de Guatemala entre 1960-1996 han sido hallados y exhumados por antropólogos y forenses en una antigua zona militar del norte del país, informó hoy una fuente humanitaria.

Un portavoz del Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos (Caldh), que apoya a familiares de víctimas del conflicto armado, explicó a Efe que los expertos han excavado hasta ahora unas 406 trincheras (fosas) comunes, aunque aclaró que no en todas han hallado restos humanos.

En los terrenos donde se excavan los cementerios clandestinos opera en la actualidad el Comando Regional de Entrenamiento de Operaciones de Paz (Creompaz) y antes funcionó la Zona Militar de Cobán, a 212 kilómetros al norte de la capital guatemalteca.

Hasta ahora los expertos de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG) han encontrado los restos de 308 indígenas y campesinos, entre hombres, mujeres y niños, dijo.

Añadió que los antropólogos han localizado otra zona dentro de Creompaz donde supuestamente existen al menos 33 fosas comunes con restos humanos que exhumarán en los próximos días.

En febrero pasado cuando se iniciaron las excavaciones, la Fundación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos de Guatemala (Famdegua), anunció que se buscarían las osamentas de 250 indígenas y campesinos que habían sido capturados por el ejército en la década de los ochenta por considerar que eran guerrilleros.

Sin embargo, tres meses después, la directora de Famdegua, Aura Elena Farfán, dijo a Efe que debido a los múltiples testimonios de gente que busca a sus familiares víctimas de la represión militar, la cifra se amplió a 1.000.

Según la fuente allegada a las exhumaciones, hasta hoy se han realizado excavaciones en cuatro sectores de la antigua base militar y faltarían por lo menos otros cinco.

Los trabajos son realizados por 5 arqueólogos, 2 antropólogos y 20 excavadores.

De acuerdo con Farfán, la denuncia de la existencia de los cementerios clandestinos en el interior de la antigua base militar de Cobán se presentó en 2002.

El conflicto armado de 36 años que acabó el 29 de diciembre de 1996 con la firma de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y la entonces guerrilla dejó unas 250.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.

La Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH), que investigó las violaciones a los derechos humanos durante la guerra interna, documentó los casos de 669 matanzas, 626 de las cuales fueron atribuidas al ejército.