El Gobierno de EE.UU. valoró hoy los logros del presidente de Honduras, Porfirio Lobo, en la lucha contra el narcotráfico, durante una reunión en el Departamento de Estado con el canciller de ese país, Arturo Corrales.

Corrales se reunió a puerta cerrada con los subsecretarios de Estado adjuntos para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, y para la lucha antidrogas de EE.UU., William Brownfield, con los que repasó un amplio abanico de asuntos de la agenda bilateral, dijo el Departamento de Estado en un comunicado.

Durante el encuentro, los funcionarios evaluaron la cooperación bilateral en asuntos como el combate a la pobreza y el crimen organizado, la protección de los derechos humanos, la transparencia gubernamental, el fortalecimiento de las instituciones democráticas y el sector jurídico, y otros asuntos de interés regional.

"Los funcionarios de EE.UU. felicitaron al (canciller) Corrales por los pasos que ha tomado la Administración del presidente Lobo en estas áreas y, en particular, por los importantes resultados que ha tenido en la lucha contra el tráfico de drogas", dijo la nota.

En el encuentro, ambos Gobiernos reiteraron su "compromiso compartido" para mejorar la seguridad ciudadana; la expansión de las oportunidades mediante la promoción de los derechos humanos; la transparencia y rendición de cuentas; la participación cívica; el desarrollo socioeconómico en áreas rurales y urbanas; la cooperación antidrogas, y la prevención de la violencia comunitaria.

También reafirmaron su compromiso común con la asistencia al sistema electoral en Honduras, el fortalecimiento del sector jurídico para combatir la impunidad, "particularmente en los casos de asesinatos de periodistas y homosexuales y otros casos de alto perfil", puntualizó el comunicado.

El mensaje de apoyo transmitido a Corrales se produjo cuatro días después de que Lobo pidiera al Gobierno de EE.UU. que evaluara si hace "lo suficiente" para apoyar los esfuerzos antinarcóticos de Honduras, considerado una nueva "zona cero" en la lucha contra los narcotraficantes.

Lobo hizo esa petición tras informes de medios colombianos de que EE.UU. presuntamente considera que Honduras se ha convertido en una especie de aeropuerto de la mafia de la droga.

Esas informaciones, recogidas posteriormente por medios hondureños, apuntan a que el Departamento de Estado llegó a esa conclusión porque de cada 100 vuelos que parten de Suramérica cargados con cocaína rumbo a Estados Unidos, 79 aterrizan en Honduras para luego seguir camino a México.

Las autoridades policiales y militares de Honduras han incautado en lo que va de 2012 unos 5.592 kilos de cocaína en varias operaciones en el Caribe y oriente del país centroamericano, algunas de ellas en coordinación con guardacostas de Estados Unidos.