El fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, alertó hoy en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias de un efecto colateral del crecimiento económico en los países emergentes, al resaltar que éste hace más vulnerables a los sectores ante el lavado de dinero.

"En la medida en que los sectores económicos crezcan, en la medida en que exista más complejidad en el desarrollo de las relaciones jurídicas, esos sectores se van volviendo sectores vulnerables ante el lavado de activos", dijo el fiscal a periodistas.

Montealegre hizo esta reflexión durante la clausura del XII Congreso Panamericano sobre lavado de activos y financiación del terrorismo que terminó hoy en Cartagena de Indias.

Asimismo, argumentó que los delincuentes identifican focos de atracción en la bonanza económica, por lo que es imperativo que ésta esté bien cimentada.

María Mercedes Cuéllar, presidenta de la Asociación Bancaria de Colombia (Asobancaria) que organiza el evento, sugirió que para evitar esta situación se adopten los estándares mundiales con el fin de luchar contra estos delitos, así como que los Gobiernos compartan información al respecto.

También llamó a que se fortalezca el aparato de justicia y a que los organismos de investigación financiera se encuentren bien cohesionados, al tiempo que resaltó la importancia de articular los sectores públicos y privados para detectar factores de riesgo.

La presidenta de Asobancaria informó durante la primera jornada del foro, que el lavado de dinero en Colombia se estima en 20 billones de pesos (11.100 millones de dólares), lo que supondría más del 3 % del producto interno bruto (PIB).

Además, explicó que esta práctica se ejerce sobre un catálogo cada vez más amplio de actividades delictivas que trasciende el narcotráfico, con una creciente presencia en la minería ilegal, la corrupción, el tráfico de armas y la financiación del terrorismo.