Los abogados de los demandantes ecuatorianos en un multimillonario proceso ambiental contra la petrolera Chevron, presentarán en agosto próximo otra acción de cobro a dicha compañía en un país que lo mantienen aún en secreto.

Así lo indicó hoy a Efe uno de los letrados, Pablo Fajardo, quien aseguró que a finales del próximo mes se presentará una demanda parecida a la que ya han iniciado en Canadá y Brasil.

Chevron fue condenada por un tribunal de Ecuador a pagar más de 19.000 millones de dólares como indemnización por los "graves daños ambientales" causados en la Amazonía ecuatoriana durante el periodo en que operó en el país, entre 1964 y 1990.

La petrolera, que reniega de la justicia ecuatoriana, sostiene que se perpetró un supuesto fraude en su contra por parte de los demandantes que han iniciado acciones para cobrar el monto de la condena que en principio ascendía a más de 18.000 millones de dólares.

La Corte de la provincia ecuatoriana de Sucumbíos, donde se llevó el proceso, el pasado 23 de julio precisó que la cuantía era de 19.021.552.000 de dólares, tras incorporar rubros correspondientes a honorarios y costas judiciales, según explicó Fajardo.

No obstante, un portavoz de Chevron, Kent Robertson, en declaraciones a Efe indicó hoy que su empresa ha presentado un recurso para que no se eleve el monto de la cuantía inicial que, según él, fue recomendada por los abogados de los demandantes.

Asimismo, Robertson anotó que la jueza que lleva actualmente la causa es hermana de un abogado contratado por Fajardo, por lo que debió ser recusada.

"Ella debió haber sido recusada, pero no lo fue. Este es otro ejemplo del sistema judicial disfuncional" en Ecuador, dijo el portavoz, quien mantiene que los abogados de los demandantes supuestamente sobornaron a un perito independiente para que demostrara las acusaciones y fijara montos de la reparación.

"Las recomendaciones de los demandantes (de que Chevron pague más) son erróneas en sus bases legales además de en su origen. Si se acepta la recomendación de los demandantes será otra prueba de que el tribunal de Lago Agrio (la capital de Sucumbíos) es cómplice en el esquema fraudulento de los abogados", añadió Robertson.

Para Fajardo, eso no es más que una "verborrea" de la compañía para tratar de deslegitimar al sistema judicial ecuatoriano, con el objetivo de evitar el pago de la multimillonaria condena.

El letrado ecuatoriano comentó que Chevron liga en su acusación a un abogado suyo en otra causa, lo que para él es una argucia para "tratar de deslegitimar y crear sombras sobre una sentencia totalmente válida".

Además, Fajardo indicó que la cuantía fijada por la Corte no obedece a una "recomendación" de los demandantes, como sospecha Chevron, sino a un cálculo que parte de la propia sentencia emitida.

"Cualquiera puede hacer la suma y obtendrá el resultado que ha fijado" la Corte, añadió el abogado tras señalar que "es una pena que una empresa tan grande en el mundo haya caído en este tipo de cosas".

"Chevron debió haberse defendido jurídicamente en los tribunales de justicia y no tratar de hacer escándalos donde no hay cabida para ellos", añadió Fajardo y afirmó que incluso en EE.UU. se ha demostrado que no ha habido "ningún fraude ni corrupción" en el proceso.

"No vamos a distraernos de nuestro objetivo principal" que es ejecutar las acciones de cobro de la condena, agregó el abogado, al recordar que en mayo pasado la defensa de los demandantes inició un proceso en Canadá para ejecutar la condena.

En julio pasado también replicó esa acción en Brasil, ya que en Ecuador Chevron no tiene activos que se puedan embargar para cumplir con el pago.

En ambos casos, dijo Fajardo, la petrolera ya ha sido notificada y los procesos "siguen su curso".

"Estamos preparando otras acciones más en otros países" y a finales de agosto se ejecutará una de ellas en un "país distinto" a Canadá y Brasil, insistió.