EE.UU. sería "más firme" contra el régimen castrista y el presidente venezolano, Hugo Chávez, y forjaría mejores relaciones con América Latina y Europa si gana la Presidencia el republicano Mitt Romney, aseguró hoy en una entrevista con Efe el exalcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani.

Giuliani, un líder republicano multifacético que fue alcalde en la Gran Manzana entre 1994 y 2001 y coqueteó brevemente con una contienda presidencial este año, viajó a Florida para hacer campaña a favor de Romney.

"Romney lleva ventaja en varias encuestas y ahora mismo me parece que es más elegible que Obama. Creo que el presidente Obama está haciendo todo lo posible por difamar a Romney, con la ayuda de algunos medios, porque si se centran en los logros de Obama, la gente lo sacará del poder", aseguró Giuliani en una entrevista telefónica.

Con un presidente como Romney habría una política exterior "más sensible" que fomente y apoye a países democráticos y con economías de libre mercado, y habría "una oposición más firme y más significativa contra Chávez y Castro", vaticinó.

"Habría más acuerdos (de libre comercio) con países de América Latina y "verías menos de este desesperado deseo del presidente Obama de querer negociar con todos estos dictadores y tiranos", subrayó.

Según Giuliani, Obama "vive en una nube" si cree que Chávez, que mantiene vínculos con Irán, no es un peligro para la seguridad nacional de EE.UU. y esa mentalidad, a su juicio, supone "una política exterior poco realista hacia América Latina y el mundo".

Asimismo, consideró que Romney buscaría un mayor acercamiento con Europa, en vez de "insultar e ignorar" al Viejo Continente como sucedió cuando Obama regresó en febrero de 2009 un busto prestado a EE.UU. del exprimer ministro británico, Winston Churchill.

"EE.UU. debería sopesar un Tratado de Libre Comercio con España, con Grecia, con Italia y otros países europeos cuyas economías renquean. Eso daría un gran empuje a la Unión Europea... enviaría el mensaje de que queremos más negocio con España y Europa; la probabilidad de que Obama inicie otros acuerdos es básicamente cero", observó.

Por otra parte, Giuliani elogió la gira de cinco días que realiza Romney por Inglaterra, Polonia e Israel, estrechos aliados de Estados Unidos que, según afirmó, Obama ha tratado con desprecio.

Pero hoy mismo, en víspera de que Romney llegue a Israel a reunirse con el primer ministro Benjamin Netanyahu, Obama promulgó una ley que da ayuda militar a ese país.

Para Giuliani, Obama ofrece desaciertos y promesas incumplidas mientras que Romney tiene una agenda sólida -con un cariz netamente conservador- para el crecimiento económico.

El Gobierno "ha engordado", ha aumentado la deuda y el desempleo, y el plan de estímulo que promovió Obama en 2011 sólo sirvió para "ayudar a sus partidarios y no creo empleos para nadie, ni para los pobres, la clase media o los ricos", señaló.

Agregó que el Gobierno tiene "responsabilidad social" pero tiene que reducirse a un "nivel sensible" que permita el crecimiento del sector privado y la recuperación económica.

"De lo contrario, terminaremos como Grecia. Cuatro años más con Barack Obama, y Estados Unidos será como Grecia y no como fue Estados Unidos antes con presidentes como Ronald Reagan", advirtió.

Respecto a una reforma migratoria, una de las prioridades del electorado hispano, Giuliani consideró que Romney, con la ayuda de un Congreso republicano, pondrá en marcha "políticas sensibles" sobre inmigración.

"Será sensible y humano con los indocumentados que están acá y que cumplen con las leyes y trabajan... (aunque) los que cometen delitos tienen que ser expulsados del país o enviados a la cárcel como cualquiera que comete crímenes", dijo.

Presionado sobre la política de "mano dura" contra los indocumentados que adoptó Romney durante las primarias y que luego suavizó, Giuliani recordó que Obama no cumplió con su promesa de 2008 de una reforma migratoria aún cuando los demócratas controlaron ambas Cámaras del Congreso en 2009 y 2010.

"Si logramos frenar la inmigración ilegal, eso sentaría las bases para una resolución sensible de lo que ocurra con los indocumentados... un presidente como Romney impulsaría esa solución y tendría mejor chance que el presidente Obama", aseguró.

Se calcula que unos 12,2 millones de latinos acudirán a las urnas este año y que, para ganar la Presidencia, se requerirá el apoyo de al menos el 40 % del voto hispano, que será decisivo en estados clave como Colorado, Florida, Nuevo México y Nevada.

Ambas campañas han agudizado sus ataques mutuos en días recientes: Obama ha atacado principalmente el historial empresarial de Romney en la empresa Bain Capital, mientras que éste se ha centrado en criticar la "marca Obama", en particular su gestión económica.