Un tribunal de apelaciones anuló el viernes una convicción de fraude contra una activista de derechos humanos que ha batallado en favor de personas expulsadas forzosamente de sus hogares, pero ratificó un fallo separado contra Ni Yulan por causar disturbios, dijeron sus abogados.

Un tribunal menor había fallado que Ni y su esposo Dong Jiqin actuaron de forma revoltosa cuando no pagaron por su estadía en un hotel — donde habían sido detenidos por la policía — y por maltratar al personal. Falló además que Ni había recibido dinero por medio de engaños.

El abogado de defensa Cheng Hai dijo que el tribunal de apelaciones rescindió la convicción por fraude y redujo la sentencia de prisión de Ni por dos meses, a dos años y seis meses, luego que la persona que le dio dinero a Ni le dijo a la corte que se trató de una donación.

"Lo consideramos un éxito", dijo Dong Qianyong, otro abogado de Ni.

Las convicciones por perturbar el orden público contra la pareja continúan en vigor, y la sentencia de dos años contra Don Jiqin sigue vigente, dijo Cheng.

Cheng agregó que planea apelar nuevamente por la libertad de Ni.

Ni no es tan bien conocida internacionalmente como otros disidentes chinos, pero ha sido blanco de "hostigamiento policial sostenido" en el último decenio, de acuerdo con Defensores de Derechos Humanos, una organización basada en Hong Kong.

Ha sido encarcelada dos veces anteriores — primero en el 2002 y de nuevo en el 2008 por "obstrucción de actividades oficiales".

Ni y sus partidarios dicen que ella es castigada por sus años de activismo, especialmente por su defensa de personas forzadas a abandonar sus casas para permitir las aceleradas construcciones que cambiaron Beijing para las Olimpiadas del 2008.