Las autoridades británicas dijeron que tres personas que iban a trabajar en la seguridad olímpica en Newcastle fueron arrestadas por sospechas de que violaron las leyes de migración.

El consejo de Newcastle reemplazó esta semana a G4S, la compañía que suministra guardias de seguridad en el estadio olímpico de fútbol, con firmas locales por la preocupación de que la empresa no iba a conseguir personal suficiente.

El vocero del consejo, Nigel Whitefield, confirmó el viernes que tres personas que habían sido contratadas para trabajar en el estadio de Newcastle fueron arrestadas por policías que trabajaban con agentes de migración británicos.

La policía de Northumbria indicó que los arrestos fueron por sospechas de delitos de migración, que podrían ser quedarse en el país después de la expiración de sus vidas o trabajar de forma ilegal.

El ministerio del interior británico confirmó los arrestos y dijo que dos personas siguen detenidas.