El ministro alemán de Asuntos Exteriores, el liberal Guido Westerwelle, dijo hoy ver signos de una disolución del régimen en Siria, aunque subrayó que hablar de un pronto final político de Bachar al Asad es prematuro.

"Creo que es demasiado pronto para especular sobre ello. Pero es evidente que también en el régimen de Al Asad se ha iniciado un proceso de erosión. Vemos cada vez más fuerzas en la estructura militar que le dan la espalda a Al Asad", afirmó el jefe de la diplomacia alemana en la cadena pública ZDF.

Asimismo, calificó de "muy preocupantes" las informaciones desde Siria de que el régimen utiliza armamento pesado y lleva a cabo ataques aéreos.

"Por ello, llamo a China y a Rusia a retirar de una vez por todas la mano protectora sobre el régimen de Al Asad. Es hora de que también en Nueva York se encuentre la manera de hablar el mismo idioma y actuar conjuntamente", reiteró.

Agregó que "debido a la oposición de ambos Estados han fracaso por el momento todos los intentos en el Consejo de Seguridad de la ONU de aprobar sanciones contra el régimen de Al Asad".

Por otra parte, Westerwelle anunció que Alemania aumentará en tres millones de euros la ayuda humanitaria destinada a los refugiados sirios, hasta los once millones de euros.

Según datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), ya hay más de 120.000 refugiados sirios registrados en Jordania, Líbano, Turquía e Irak, a los que se suma un gran número de casos sin contabilizar.