El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, alabó hoy la lucidez de su vicepresidente Angelino Garzón, quien se recupera de una isquemia cerebral, y rechazó las voces que recientemente pidieron la renuncia del número dos del Ejecutivo.

"Yo encontré al vicepresidente muy bien. Lo encontré de buen ánimo, lúcido, muy bien informado. La verdad es que no veo por qué alguien tiene que estar pensando que deba que renunciar", aseguró Santos a periodistas a su salida de la residencia de Garzón.

Este es el primer encuentro personal del jefe de Estado con su vicepresidente desde que éste sufrió un accidente cerebrovascular a mediados de junio, del que se recuperó en el hospital y luego en su casa con las visitas restringidas.

El mandatario admitió que Garzón "se ha recuperado mucho más rápido" de lo que imaginaba, y contó que el vicepresidente continúa haciendo sus terapias mientras retoma sus funciones.

"Hablé de muchos asuntos", comentó el mandatario, y agregó que frente a lo afirmado esta semana por el senador del Partido de la U Juan Carlos Vélez, el vicepresidente afirmó "que no apoyaba ninguna (asamblea) constituyente".

Vélez es el autor de una propuesta que promueve la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente para reformar la administración de Justicia, iniciativa que el presidente Santos rechazó en su discurso de inauguración de las actuales sesiones ordinarias del Congreso el pasado viernes.

Según este senador, afín a las ideas del expresidente Álvaro Uribe, Garzón le llamó el pasado lunes para respaldar su iniciativa, lo que algunos parlamentarios han criticado hasta el punto de pedir la dimisión del vicepresidente.

El senador Juan Manuel Galán, del Partido Liberal (PL), consideró "inédito" que el vicepresidente pueda estar haciendo oposición y añadió: "por el bien del país, por el bien de las instituciones, debería el vicepresidente considerar la posibilidad de dejar su cargo si sus posturas son contrarias al Gobierno nacional".

Santos reveló a principios de junio que el Ejecutivo estudia el retiro de la figura de la Vicepresidencia porque quedó "mal diseñada" en la Constitución de 1991 y puede ser más "conveniente y menos costosa" la de la Designado Presidencial.

Garzón, de extracción sindical, llegó a la Vicepresidencia como compañero de fórmula de Juan Manuel Santos, después de haber ejercido como ministro de Trabajo en el Gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002) y como embajador en Ginebra ante las Naciones Unidas durante la Presidencia de Álvaro Uribe (2002-2010).