El presidente de Cuba, Raúl Castro, afirmó hoy que no habrá aumentos salariales en el país mientras no se avance en la producción, principalmente de alimentos, y en la productividad.

"Mientras no avancemos en la producción y la productividad, empezando por aquellas tareas que están en la mano, que se pueden lograr como es la producción de alimentos para ahorrarnos miles de millones de dólares en importaciones, no se podrán producir aumentos salariales", advirtió el general Castro.

El presidente cubano hizo estas consideraciones en Guantánamo, en el extremo oriental de la isla, que hoy acogió el acto central por el 59 aniversario del fallido asalto al cuartel de Moncada, fecha que se considera el inicio de la revolución castrista.

"Los mismos médicos ganan muy poco pero así estamos todos. Pero vivimos y mantenemos esta revolución por más de medio siglo que es la gran proeza del pueblo cubano", dijo Castro.

El salario medio en Cuba se sitúa en unos 450 pesos cubanos al mes (el equivalente a unos 18 dólares), aunque el oficialismo matiza esta baja cifra con el argumento de que servicios básicos como la salud y la educación son gratuitos y que otros muchos tienen precios subsidiados.

Raúl Castro aseguró que su Gobierno es consciente y está al tanto de los problemas y "muchas dificultades" que afrontan los cubanos, pero insistió en que "lo más importante" en estos momentos es la producción de bienes materiales.

"Hay que seguir adelante, al ritmo que decidamos los cubanos, sin prisas pero sin tregua, poco a poco", añadió.

La "batalla económica" es una de las "banderas" del mandato de Raúl Castro, que ha impulsado en Cuba un plan de reformas para "actualizar" el modelo socialista con el fin de superar la crisis que el país arrastra desde hace décadas y preservar los logros de la revolución.

Ese plan de ajustes ha abierto pequeños resquicios a la iniciativa privada con la ampliación del trabajo autónomo y persigue también reducir las abultadas plantillas estatales del país.

No obstante, en la "actualización" del modelo cubano la empresa estatal socialista será la "forma principal de la economía nacional".

Aunque el discurso central del acto de Guantánamo lo pronunció el vicepresidente José Ramón Machado Ventura, número dos del Gobierno y del Partido Comunista (PCC, único), Raúl Castro, vestido con su uniforme verde olivo, subió finalmente a la tribuna donde improvisó una intervención, sin leer papeles y en un tono distendido.

Rompió así con su silencio en las dos últimas celebraciones del "Día de la Rebeldía Nacional" (2010 y 2011), cuando presidió estos actos pero sin pronunciar discursos.