Al menos siete soldados filipinos y cuatro miembros del grupo terrorista Abu Sayyaf han muerto hoy en los enfrentamientos que se registran en la isla de Basilan, al sur del archipiélago, indicaron medios locales.

Además, tres soldados y dos terroristas han resultado heridos en los combates, que se desarrollan desde primera hora y todavía continúan en la localidad de Sumisip, dijo a la cadena ABS-CBN el general Ricardo Rainier Cruz, comandante de la primera división de Infantería del Ejército filipino.

Según relató el teniente coronel Randolf Cabangbang, portavoz del Ejército en el Oeste de Mindanao, las hostilidades comenzaron cuando los miembros de Abu Sayyaf atacaron al destacamento militar.

Los soldados persiguieron a sus agresores hasta que toparon con un grupo más numeroso de militantes y el enfrentamiento se recrudeció.

Fundado por un puñado de excombatientes de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética en Basilan en 1991, Abu Sayyaf ha perpetrado los atentados más sangrientos del país y ha realizado múltiples secuestros, además de colaborar con el grupo Yemaa Islamiya, el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.

Abu Sayyaf quiere establecer un Estado islámico en la región, dominada por sultanatos musulmanes hasta la llegada de los colonizadores españoles.