El nerviosismo por la seguridad se puede palpar por toda la capital británica en la antesala de los Juegos Olímpicos, algo que se viviío con la evacuación de un centro comercial a raíz de una alarma de incendios.

La tarde del jueves, cientos de compradores tuvieron que salir a la calle por culpa de la alarma en el centro comercial Westfield, el más grande de Europa y situado a las afueras del Parque Olímpico.

En tanto, el primer ministro David Cameron se expresó confiado de que los Juegos se desarrollarán sin incidentes.

"Nunca se puede dar una garantía de 100%, pero por lo que he visto, y en lo que he podido coordinar, creo que se tiene un esfuerzo mancomunado que involucra a una de las mejores fuerzas armadas en el mundo", dijo Cameron el jueves. "Estoy confiado que podremos cumplir, trabajando junto a las delegaciones visitantes".

El temor a un ataque terrorista es el principal dolor de cabeza dentro del dispositivo de seguridad en los Juegos de Londres 2012.

Las autoridades han tenido que movilizar fuerzas militares adicionales, hasta en dos ocasiones, luego que un contratista privado no supo cumplir con los requisitos.

El ministerio de Defensa británico debió movilizar un caza Typhoon el miércoles, luego que un avión perdió contacto con los controladores aéreos. Se logró ubicar al avión y el asunto no fue a mayores.

La categoría de la alerta terrorista en Gran Bretaña se mantiene en "sustancial", lo cual significa que existe una fuerte posibilidad de un atentado terrorista. Se encuentra un nivel por debajo de "severa", la categoría en la que el país estuvo la mayor parte del tiempo desde los ataques suicidas contra trenes y buses en 2005 y que mataron a 52 personas.

Un funcionario británico de seguridad, que pidió no ser identificado debido a que no estaba autorizado para hablar con la prensa, dijo a The Associated Press que no cuentan con datos de inteligencia que indique el que la categoría de seguridad deba ser cambiada de inmediato. La policía detuvo a varios individuos bajo sospecha de terrorismo el mes pasado, pero ninguno fue acusado de conspirar directamente contra los Juegos.