El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), rechazó hoy las aseveraciones de autoridades chilenas en el sentido de que los mapuches utilizan a sus hijos como escudos para impedir la acción de la policía, en el contexto del llamado conflicto de La Araucanía, en el sur de Chile.

"Esa es una tesis que la he escuchado de parte de algunas autoridades y no la compartimos. Ninguna persona, ningún padre o madre utiliza a sus hijos como escudo de protección", sostuvo el encargado del área de protección legal de Unicef, Nicolás Espejo.

El pasado lunes, dos jóvenes mapuches resultaron heridos durante el desalojo por parte de carabineros de dos fincas que un grupo de comuneros habían ocupado en el municipio de Ercilla, situado a 570 kilómetros al sur de Santiago.

Fernanda Marillán, de 12 años, resultó herida con perdigones en la espalda y las piernas, y Jacinto Marín, de 17, recibió ocho perdigones en la sien izquierda y debió ser trasladado urgentemente al hospital comarcal de Angol, donde fue operado, según relató entonces a Efe un portavoz de los afectados.

El funcionario de Unicef señaló a través de un comunicado difundido hoy que cuando los procedimientos policiales ocurren dentro de las comunidades "los policías se van a encontrar con niños y ese tiene que ser un dato que ellos deben tomar en cuenta a la hora de diseñar el procedimiento en particular".

Asimismo, el organismo internacional señaló que espera que la iniciativa gubernamental destinada a enviar a La Araucanía a un equipo multidisciplinario para evaluar ayuda y asistencia a víctimas, considere apoyo especial para los menores de edad que se han visto afectados por los hechos de violencia.

Espejo explicó que los niños y adolescentes necesitan asistencia especial para recuperarse de los efectos de la violencia, ya que esta "les causa sentimientos de inseguridad, miedo, inestabilidad emocional, conductas regresivas que les afecta su normal desarrollo".

Finalmente, hizo un especial llamado a las autoridades y actores involucrados a encontrar una solución pacífica al conflicto.

El general jefe de La Araucanía, Iván Bezmalinovic, apoyó el pasado martes las declaraciones del secretario regional ministerial de esa localidad, Mauricio Ojeda, quien acusó a los comuneros mapuches de utilizar a niños como "escudo humano".

Bezmalinovic aseguró que "regularmente, cuando se ingresa a predios es costumbre en algunos mapuches, el de utilizar mujeres y niños como una forma de disuadir e impedir la acción policial".

En las últimas semanas, la región de la Araucanía, la más pobre del país, ha sido escenario de diversos actos violentos en el contexto del llamado conflicto mapuche, la principal etnia indígena del país.

Desde los años noventa, algunos grupos de mapuches se enfrentan a empresas agrícolas y forestales por la propiedad de tierras que consideran ancestrales, aunque algunas de sus acciones también se han dirigido contra agricultores y pequeños empresarios.