La llegada de la selección española de basquetbol a Londres el jueves no fue perfecta pero, pese a pequeños problemas logísticos, el equipo espera iniciar con buen pie su andadura en los Juegos Olímpicos cuando debute el domingo contra China en el Grupo B.

La gran estrella del combinado ibérico y abanderado de la delegación española en la ceremonia de inauguración, Pau Gasol, fue involuntario protagonista del desembarco al no poder confirmar su acreditación olímpica en el aeropuerto de Heathrow. Pese a ello, Gasol pudo ingresar en el Parque Olímpico sin mayores incidencias.

"Fue un problema de distancias y logística, pero se solventó al final. El primer día siempre es complicado y cuesta ubicarse, pero estamos contentos de haber llegado", explicó Gasol.

España espera no repetir en baloncesto el frustrado inicio de la selección de fútbol, que perdió por la mañana contra Japón por 1-0. Pese a ello, Gasol consideró que tanto en fútbol como en baloncesto, ambas selecciones tienen posibilidades de llegar lejos.

"Ellos no están fuera de opciones de seguir adelante y tienen capacidad de sobreponerse a esta derrota. Nosotros tenemos la ilusión de conseguir una medalla para nuestro país, pero la derrota en fútbol no nos va a añadir presión", aclaró el pívot de los Lakers de Los Angeles.

El entrenador Sergio Scariolo confirmó la competitividad de un plantel formado por jugadores que han ganado a varios niveles en competición internacional.

"No hay un equipo que se ponga mas exigencia y ambición que el nuestro. A veces incluso por encima de nuestras posibilidades reales", opinó el italiano. Preguntado sobre la incidencia moral del éxito deportivo en época de crisis económica en España, Scariolo reconoció que "el deporte tiene la función de regalar sonrisas a la gente, pero con nuestra propia exigencia nos basta".

Las incidencias no acabaron, sin embargo, con el percance burocrático de Gasol, y España tuvo que entrenar en un pabellón anexo a la flamante sede del basquetbol, donde debutará el domingo.

"Es una pena que no pudimos estrenar el pabellón, pero hay que tener un sentido de adaptación alto", insistió Gasol, que pronosticó un partido difícil para el debut. "Nuestro objetivo es luchar por las medallas. Nos encantaría disputar el oro, pero para ello tenemos que batir a grandes rivales, empezando por China".

Scariolo también receló del rival asiático, del que destacó "la calidad de Yi Jianlan (abanderado de la delegación China) y sus buenos tiradores".

El técnico italiano espera recuperar para el domingo tanto al pívot Marc Gasol, hermano de Pau y jugador de los Grizzlies de Memphis, como al base Sergio Rodríguez, que arrastran problemas físicos

La reciente derrota en partido de preparación contra los favoritos Estados Unidos también sirve de motivación a los jugadores españoles, reconoció Gasol. "Nos demostró que Estados Unidos viene muy fuerte y tendríamos que jugar mejor para tener opciones. De vez en cuando va bien perder para poner los pies en el suelo y ver que no somos invencibles. Ahora hay que ir al cien por cien: el campeonato empieza ya".